El dilema del charco.

Hace un tiempo atrás -bastante diría yo-, surgió una conversación sobre el espacio. Típica pregunta ¿Hay vida allá afuera? Honestamente, es una gran pregunta aun sin contestar. A pesar de los titulares tendenciosos de los medios de prensa, aun no tenemos indicios de algo así, ni siquiera microbiana. De haber civilizaciones, recuerdo la paradoja de Fermi y el por qué aun no conocemos otra similar o superior a la nuestra. Quizás incluso sea muy inferior (es la posibilidad más grande) o bien, las dos primeras no están interesadas en contactarnos. Un sin fin de posibilidades pero ninguna cerca de concretarse. Sigue leyendo «El dilema del charco.»

Vivencias: mi etapa luchando con la depresión.

Ya hace un año aproximadamente, que culminé una terapia psicológica. El por qué lo menciono ahora, es básicamente, por el hecho de que, en una sociedad como la nuestra, hablar de los trastornos mentales, aún sigue siendo un tema tabú. Porque son enfermedades que no se ven y que muchos, en especial en el caso de la depresión, creen que son “estados de ánimo”. Claro que, con los años, estos temas se han tomado la palestra, por diversos casos que han ocurrido, tanto a personas anónimas como a famosos (el caso de Robin Williams, quien terminó con su vida, precisamente por un hecho así), pero, a pesar de la apertura que existe, las enfermedades de la mente, aún son tratadas como algo baladí, que no merece atención. Sigue leyendo «Vivencias: mi etapa luchando con la depresión.»

Miedo.

En la oscuridad de la noche, dos cazadores pasaban por un bosque cuando de pronto, uno de ellos escuchó un extraño ruido entre los arbustos. Ambos decidieron acercarse, sin embargo uno de ellos, temeroso retrocedió y se empezó a alejar. El otro, envalentonado, reprochó la actitud de su compañero y se acercó aun más para observar de que se trataba. Cuando asoma la cabeza, un enorme tigre dientes de sable lo aprisiona del cuello y lo asesina. El que experimentó miedo logró huir de aquella sangrienta escena, volviendo sano y salvo a casa.

Sigue leyendo «Miedo.»

Madre

Haz sido el pilar de mi vida. De no ser por tí, por tus cariños y también por tus retos, quizás no sería la persona que soy en este momento. Fui testigo de los duros momentos que pasaste junto a mi. Lo que luchaste para darnos a mi y a mis hermanos todo lo que necesitábamos. Fuimos injustos, en especial yo, muchas veces por egoísmo propio de un chico que solo veía en ti a alguien que nos tenía que dar. Siempre recuerdo el día en que te ví llorar por una tontera mía, devenido de un capricho. No recuerdo que fue lo que dije en aquel momento, pero ese día explotaste y dejaste ver tu pena. No había tomado en cuenta en ese entonces, con 10 años, todo lo que estabas pasando. Sin un trabajo seguro, fuiste al campo, donde mucha gente no quiere ir, a trabajar en los huertos. Yo no lo entendía hasta que me tocó una vez salí del liceo, sin embargo desde ese día dejé de ser caprichoso. Me di cuenta de tu sufrimiento, de todo lo que tuviste que posponer por nosotros. Nunca te quejaste delante de nosotros. Siempre nos sonreías. Sigue leyendo «Madre»

Blog de WordPress.com.

Subir ↑