Coronachan y otras hierbas XI: variante Delta, Síndrome WOKE, Cuba y el circo electoral.

Se nos va Julio y lo sabes, lo que implica que de ahora en adelante, el año es prácticamente un pestañeo. En el pueblito volvimos a fase 3, después de pasar por la 2 y cuarentena (fase 1), gracias a la vacunación, por lo menos empezamos a saborear algo de «normalidad». Al menos, la que conocíamos hasta el año pasado. Y como suele suceder en este lado del mundo, muchas cosas pasan en este tiempo que es menester de este humilde bloguero, comentar para uds. Eso después del salto.

Hola DELTA.

Hay algo que tiene Talca, comuna vecina y capital regional, con ciertas situaciones que no son agradables. Cambio de bebés en el hospital, el terremoto y que fue la primera ciudad en Chile, en recibir a coronachan, entre ellas. Ahora resulta que una persona, no necesariamente de allá, pero donde se registró, tenía una nueva variante: la Delta. Hasta ahora se sabe que es más contagiosa que la original y la que llegó de Brasil. Incluso, se dice que algunos síntomas son nuevos. Sea como sea, nos volvió a tocar el baile prohibido o la carta trampa.

No es para menos. La vacunación en Chile ha sido exitosa, pero hay dudas sobre la efectividad de Sinovac, ante esta nueva mutación. Muchos andamos perones, pensando en que podría ser incluso inmune a la que nos tocó recibir (porque Pfizer no está en todas las regiones, que si ha mostrado efectividad). Aun que la info es preliminar, y hacen falta estudios para confirmar o descartar cualquier duda, no olvidar que, aun vacunados, las recomendaciones siguen siendo las mismas desde el principio. No hay que arriesgarse más allá, especialmente ahora que toca a la juventud vacunarse. Se sabe además, que esta variante está en varios países, donde se hacen esfuerzos para evitar los contagios y que no han tenido la suerte -o la iniciativa-, de contar con un sistema de salud que, con todo lo que se le puede criticar al nuestro, al menos en lo que es prevención, está al día. Aun cuando tenemos un porcentaje no menor de antivacunas (incluso un «candidato», como el dr. Fake, que quiere ser presidente del país).

Por ahora mi gente, a no descuidarse. Son tiempos en que se ha vuelto frecuente perder seres queridos de un día para otro. Quizás pasen años antes de que se transforme en una enfermedad endémica (como la gripe), porque coronachan, llegó para quedarse.

¡Mírenme, soy un Woke!

En 2014, escribí sobre el abajismo. Tendencia de muchos jóvenes que, sin los problemas que aquejaron a generaciones anteriores, se empezaron a sentir mal por su «privilegios». En principio, parecía solo una simple moda, pero tendiendo  a convertirse en algo peor, que ahora permea incluso a gente con algo más de cacumen: el movimiento «woke» o «los despiertos.

hipertextual-2019104900
El Joker, personaje némesis de Batman, convertido a principios de la década pasada en meme sarcástico y desde 2019, símbolo de los woke.

Esta gente, generalmente de rango etario menor a 30 años (aunque los hay de mayor edad), son personas que se sienten, como dice la palabra, «despiertas». Son los herederos naturales de los conspiranoicos, aquellos que no creen en nada «oficial», pero que buscan desesperadamente, imponer su ideal al resto del mundo, sea cual sea el que abracen. Lo hacen por esa necesidad intrínseca de atención. Algunos se desempeñan en marketing o son «ilustradores», carreras sobresaturadas por lo demás. Muchos tienen deseos de «mejorar el mundo», generalmente desde la comodidad de sus casas o de algún local donde vendan café a sobreprecio. En resumidas cuentas, personas que nunca han pasado una necesidad real en la vida, por lo que no crecieron con desafíos reales. Y no me refiero a estudiar una carrera universitaria, si no a rascarse con sus propias uñas en la que ellos admiran, «la calle». Aun así, se dan las ínfulas de decirte a tí, pobre mortal que tiene que trabajar, mantener una familia y pagar impuestos, como debes vivir, lo que debes decir, con quien vivir y como te debes sentir por su guía. Si te sales de lo que ellos piensan es lo correcto, te funan o insultan. Lo mas suave ha sido «desclasado». Claro, porque si eres una persona que no es de su círculo, pero si de su admirada «clase obrera», no puedes osar surgir, porque si no, pierdes la «conciencia de clase» (?).

Lo bueno de la pandemia, es que ha mostrado la real cara de estos sujetos: cínicos y burlones con quienes no tienen, la «educación» o los «privilegios». En cierto modo, se escudan en una falsa conciencia social, para tapar sus debilidades emocionales y personales. Son los que odian que los hijos de gente de esfuerzo, se formen en colegios mejores que los que ofrece la educación pública o no toleran que el retoño de un obrero, logre tener su emprendimiento y le vaya bien. A fin de cuentas, se comportan igual que sus pares de color rojo: todos son iguales, menos ellos que son mas iguales que otros.  Lo mas gracioso es que tienen que ahora estar con un tremendo cortocircuito, al ver que el «pueblo» al que tanto admiran (pero ni cagando viven con y como ellos), está dando la tremenda cacha en la convención constituyente.

En fin, se que han visto a varios, sea en las omnipresentes redes sociales o conocen a alguno en persona. No se extrañen que, de salir todo mal, busquen la manera de justificar sus delirios mesiánicos con «esto no era lo que queríamos». Los hechos mandan, por muy idealista y emocional que uno sea. Ser un «despierto» no te hace mejor persona, si tu leit motiv es buscar que otros vivan según tus parámetros.

Lo que nadie vio venir: protestas en Cuba.

cubalibre
¡Cuba Libre!

Desde al menos 2018, han empezado a ocurrir protestas en varios países. Acá en Chile tuvimos las del 18-O en adelante (que pasaron de ser algo legítimo a un festival de quien era mas cuma). Incluso las últimas en Colombia, son muy similares. Lo que nadie pensaba, ni este servidor ni los que viven con la creencia de que «es un paraíso», que estas llegaran a Cuba. La isla del ron, los habanos y la dictadura de los Castro parecía ajena a este tipo de cosas. Aun a pesar de férreo control interno que el régimen tienen con su población y los afiebrados «argumentos» de la izquierda de latinoamérica, que lo ven como el Edén soñado, la gente salió a manifestarse al grito de «Patria y Vida».

La historia es conocida: Cuba durante varias décadas vivió a costillas de la URSS, especialmente por su estratégica posición frente a EE UU. De ahí que los Castro, nunca se preocuparon del famoso «bloqueo», que en realidad es un embargo al Estado cubano, después de expropiar varias empresas de capital estadounidense (y cubanos que huyeron del paraíso). Pero llego ese fatídico año 1991, donde colapsa la Unión Soviética y Cuba quedó sin el aporte en dinero (algunos datos, señalan que son alrededor de 62 mil millones de dólares, que desde los 60, recibía el régimen. algo así como 3 planes Marshall), por lo que entró al famoso «período especial» con los conocidos balseros y deportistas que «desertaban» apenas podían. Obviamente al conocer el nivel de vida que se experimentaba fuera del paraíso, normal que quisiera vivir en el «infierno». Esto se alivió para Fidel, con Chávez, que empezó a enviar barriles de crudo gratis a la isla (y que convenientemente revendían).

Ahora ¿Qué causó que la misma gente en Cuba, que ya después de 62 años, alzara la voz y se movilizara? La verdad, es muy difícil de precisar, aunque soy de la idea de que ningún movimiento así es espontáneo, donde sea y por el motivo que sea. Siempre existen factores que se acumulan y una pequeña mecha es suficiente para encenderla, tal como pasó aquí (Si bien la mecha fue el alza de 30 pesos en el pasaje del metro, lo cierto es que llevábamos mucho tiempo estancados como país, aunque la solución fue peor como pueden ver). En el caso de Cuba no es diferente.

Primero, hay que entender que la isla no es el paraíso que tanta propaganda le ha dado. La mayor parte de la población vive con «lo justo», regulado por el estado cubano. Así ha sido desde que se aceptó la revolución. Esto se vio recrudecido por el llamado «período especial», que nació después del colapso de la URSS. Para quien creció en los 90, ya no era noticia ver a los «balseros» que salían de la isla rumbo a las costas de Miami, donde muchos murieron en la travesía. Ahí nace el mito del «bloqueo», tal como lo expliqué mas arriba. Muchos de sus indicadores, fueron tergiversados o son derechamente falsos, aun con la venia de la ONU. El tema aquí es que la pandemia fue el último gatillante de la crisis. Ya en 2019, Venezuela enfrentó su crisis del petróleo a tal punto que no extraen ya ni para consumo interno, por lo que los regalos de la revolución, ya no llegaban. Coronachan terminó de sepultar lo último que le daba ingresos: el turismo. Supongo recuerdan este video.

Pues bien, a esto hay que sumarle el que Italia decidiera devolver a la delegación de médicos cubana, ya que no estaban ni remotamente preparados como tales, para enfrentar una crisis como la que hemos vivido (y que revelaron además, el trabajo esclavo al que son sometidos los galenos, por el régimen). Sin embargo, esto era solo que podíamos ver. ¿Qué veían los cubanos residentes en su país?

Para nadie es un misterio que los Castro, sometieron a su población, a un control estricto, mediante la enseñanza de lo «buena que era la revolución», pasando después por la total dependencia del individuo para el estado. Como diría cierto camello: «Protección a cambio de lealtad». Obviamente los desertores, que empezaron en los 60, con delegaciones deportivas y de salud, vieron el mundo occidental como la verdadera «tierra de las oportunidades», algo que los demás que se quedaban, no conocían. Eso hasta que el estado, decidió liberar los datos móviles en 2008. Millones de cubanos vieron con horror, como era el mundo exterior y sus avances, que ellos, en su mayoría estancados en los 50, les llegaban a cuenta gotas. A diferencia de los woke de este lado del mundo que aun sueñan con el comunismo -aunque no se digan comunistas, porque suena feo-, los isleños se cansaron de que todo realmente fuera para los jerarcas y ellos solo las migajas. Tarde o temprano y azuzado por la pandemia, la gente empezaría a rebelarse.

Lo que llama poderosamente la atención, especialmente a los defensores de DDHH, es que la ancha alta comisionada de la ONU en esta materia, mostrara tibieza en sus declaraciones. Para nadie es un misterio que Michelle Bachelet, siempre fue calcetinera de Fidel Castro. Incluso los alucinados del PC chileno, no pueden dar crédito a que la gente en Cuba, que suponen feliz en un mundo añorado, este protestando. Sin duda, fue una de las razones por la que al señor Jadue, le fue mal en las primarias -a Zeus gracias- ya que nunca pudo sopesar la ideología a la realidad y no podía condenar a un régimen que siempre a sido afín a los intereses de la izquierda mas rancia de este país.

Bien dijo alguien en algún momento:

«Los abuelos instalaron la revolución. Sus hijos la vivieron con romanticismo y los nietos le darán fin.»

La pregunta es ¿Podrá ser posible? Si cayó la URSS en algún momento, Cuba puede volver a tener libertad. O al menos acceso a cosas que le han sido vedadas por la revolución. Tal como el final de aquella epopeya de Tom Clancy, La caza del Octubre Rojo, donde se ve a los rusos absortos viendo la TV y gozando de una libertad que no existía en su país. Sea como sea el desenlace, la semilla ya se instaló.

Llega el Circo, con su mundo lleno de ilusión.

circo-pobre-cavila-web
Lo malo es que los payasos no son graciosos. Solo siniestros.

Y bien, para finalizar este año ha sido de elección tras elección. Tuvimos la de municipios y constituyentes, primarias y ahora vienen «las de verdad»: presidenciales y parlamentarias. No se que pasará la verdad, aunque el mal mayor ya fue sacado de carrera, la incertidumbre del devenir del país, hace que uno imagine lo peor.

Primero viendo el escandaloso proceso de instalación de los constituyentes. No entraré en detalles, pero han sido un número circense tras otro. Primero pidiendo mas plata para «asesores», ya que la mayoría no tenía idea de lo que es una constitución siquiera (Aun recuerdo a un amigo mío que decía que serían grandes abogados constitucionalistas los que participarían en la redacción. Normal que su candidata no ganara). Abucheos al himno nacional, algo que no le gustó a la mayoría. Alegatos porque «no les han pagado», etc. Cualquier cosa y aun no llevan ni siquiera el primer artículo a discusión.

Una máxima es que la democracia, puede devenir en una oclocracia, cuando gente que apenas sabe sumar y entiende con suerte tres líneas de un párrafo, llega al poder. Los griegos no pensaban en ella, cuando elegían a quien gobernar las polis (en realidad los atenienses y tebanos eran los mas conocidos ya que otras eran monarquías). Incluso en la roma republicana, los tribunos de la plebe, que representaban al plebeyo, debían tener preparación en oratoria y leyes, para poder ejercer -sin contar que algunos candidatos, tenían que contratar gladiadores para que no los mataran, los electores del rival-. No cualquiera está capacitado para un puesto gerencial o para ser médico. Y si despreciamos a los chantas que se hacen por uno de los aludidos ¿Por qué callamos cuando vemos a gente, que no sabe donde está parada, dirigir los destinos del país o desarrollar algo tan delicado como la carta fundamental, donde se cimentarán las futuras leyes? Luego se preguntan porque países desarrollados, aun tienen monarquías.

Y es lo que temo de las «nuevas caras» que tienen mas chance de llegar a la Moneda: Gabriel Boric y Humberto Sichel. El primero, que además de nunca poder titularse de abogado -lo menos malo-, es joven e impulsivo, además de su transtorno obsesivo compulsivo. Alguien que debe aspirar polvos mágicos constantemente medicarse, no solo no se ve capacitado para administrar la responsabilidad que recaería como presidente, si no que no sería tomado en serio en el ámbito internacional. Y si a Piñera lo miran como un chiste…

Por otra parte Sichel, es lo que yo llamo un «lobo en piel de oveja». La derecha puso sus fichas en el, ya que ningún de los 3 restantes daba el ancho. Ni siquiera el avejentado Lavín, a quien de nuevo ilusionaron con ser carta presidencial, opción que murió en 1999. En primer lugar Sichel es como un Piñera 2.0. Nació de centro izquierda, odió todo lo relacionado a la derecha durante años y aún así, fue ministro del presidente que tanto denostó hace una década. Obviamente como la antigua Concertación, que pasó de la moderación a convertirse en un nicho de radicales y cadáveres políticos, no lo veía como carta, decidió cambiar de bando. De llegar al poder, es impredecible lo que puede hacer. De Boric espero muchas cosas, porque ya sabemos lo que apoya. Sichel en cambio, aun siendo la menos mala en la derecha, no es de ellos y su actuar puede ser bamboleante entre sus verdaderos intereses y los de quienes lo apoyan ahora.

Lo triste de todo, no es que tan novedosos sean los nuevos miembros de la arena política, si no sus ideales. Muchos se quejan de los 30 años, pero quieren políticas de hace 60. Algunos inclusos, están dispuestos a renunciar a su libertad por «protección». No entiende de economía básica y tratan de dar cátedras de que hacer con tu plata. Son como los terraplanistas: no importa que tan evidente sea lo contrario, no dejarán de creer que viven en un disco, con un domo. Y trataran de convencerte de ello con videos y titulares rimbombantes. En síntesis, lo que Cuba añora, lo tenemos. Aun así, muchos están dispuestos a renunciar a ello, para ser como el paraíso de los Castro.

Para terminar.

Mas largo que de costumbre, pero bueno. En lo personal, esperando la respuesta de algunos trabajos, participando en una Liga online de juegos fighting retro (Breakers Revenge) entre otras cosas. No me gusta ser apocalíptico, porque en esta redonda roca flotante en el espacio, nada es para siempre y todo cumple un ciclo. Quizás puede que el modo de vida occidental que llevamos tanto tiempo y que se ha estancado, de paso a algo nuevo. Su evolución o 1984. Dependerá de nosotros y quienes nos sucedan, que esa elección sea la correcta.

El ajedrez mundial continúa. Al menos, algunos países ya empiezan a salir poco a poco de esta crisis sanitaria y el nuestro no es la excepción, pero de todos modos hay que seguir las recomendaciones tal como las conocemos desde hace un año. Vacunarse te ayuda a prevenir la enfermedad o bien, sus síntomas mas severos, pero nada garantiza que no nos pase nada. Y si tenemos un ser querido que por ABC motivo no puede vacunarse, mayor aun es nuestra responsabilidad. Aun somos libres, pero debemos ser igual de responsables. Al final está en uno, el destino.

A menos que Laverni vuelva a arbitrar. Eso, si sería un desastre.

Un comentario sobre “Coronachan y otras hierbas XI: variante Delta, Síndrome WOKE, Cuba y el circo electoral.

Agrega el tuyo

Su comentario es bienvenido en este humilde blog :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Victor Aguilar-Chang

Artículos, comentarios y pensamientos que contienen de todo un poco, escritos una persona común.

Pluma Hoplita

"Sólo los muertos han visto el fin de la guerra" Santaya

La túnica de Neso

Departamento de Latín IES La Senda Quart de Poblet

Welcome to the Madhouse

Sitio web de videojuegos, cine, anime, series de TV y tendencias.

Red Latinoamericana de Cultura Científica

Reunimos y amplificamos esfuerzos de divulgación científica de profesionales de las ciencias y tecnología de diversos países de América Latina

Cuentos Cuánticos

Un sitio donde los cuentos de ciencia están contados y no contados al mismo tiempo

milesdemillones

la materia de las estrellas cobra conciencia y opina

A %d blogueros les gusta esto: