Coronachan y otra hierbas VIII: a un año y lo que viene.

Hace un año publiqué la primera entrada de esta saga. Una vuelta solar que vio como el mundo cambiaba para siempre su funcionamiento y donde la gente se dio cuenta que nada está asegurado. El éxito de hoy, puede ser el fracaso del mañana. Ensayos, libros y demases se han escrito o empezado a escribir sobre la nueva realidad en medio de una pandemia, donde las libertades están restringidas y nadie asegura que por muy sano que estés, no vayas a estar comprando un pasaje para cruzar la Estigia. Rememorar eso puede ser contraproducente, porque uno recuerda lo que tenía y era (o pretendía tener y ser) antes de que llegara, pero a la vez sirve como catarsis ante la incertidumbre.

Hace un año.

wuhan-china-dst
Nadie sabía de la existencia de esta ciudad, hasta que coronachan apareció.

El primer caso se dio a principios de marzo en el gris Chile, ese país al que todo latam mira, ya sea con odio, envidia, cariño o admiración. Para entonces, era tendencia en redes sociales, que todo era un tongo de Piñera (jajajajaja). Quizás tenían pensado derrocarlo con el poder del amor con la movilización callejera –que pasó de ser protesta legítima a un concurso de quien era más cuma-, donde incluso la admirada Izkia Sitches hizo eco de que no era necesario seguir los protocolos, para que después, cuando empezó a expandirse “exigir cuarentena nacional, como lo estaba haciendo Argentina”. Inevitables eran las comparaciones entre Piñera y Alberto Fernández entonces, de las que ahora se desdices ya que la medida, dejó aún más pobre la nación vecina (Se cumple el axioma de que la riqueza se crea y no existe por generación espontánea). Por otra parte, todos los territorios sectores de oposición, empezaron con las trabas, cuestionando las decisiones del Minsal cuando estaba Mañalich, mientras este negociaba insumos y vacunas (aunque pocos o casi nadie sabía). Incluso hubieron exaltados como el cafiche llamado ME-O quien proponía destituir este gobierno y nombra uno de izquierda. Así estaban los ánimos. Hoy nadie se acuerda de eso seguramente –o no conviene-.

Fuera de nuestro terruño, las cosas no iban mejor. Ya no solo sanitaria, si no geopolíticamente. China buscando excusarse, pero a la vez conseguir adeptos e influencia a punta de talonario –sea con insumos y vacunas-. Rusia por otra parte vio otra oportunidad de reivindicarse como potencia, preparando su propia vacuna, que en principio ni siquiera había llegado a fase 3, cuando empezaron a inocular (suponiendo que la fase 3 era la población misma. Pobres rusos). Mientras Trump, no le daba el peso necesario a la peligrosidad de coronachan. Para que decir en la avanzada Alemania, donde sí se tomaron medidas, pero decidieron salir a pasear esos días de cuarentena y el resultado es el que conocemos. Incluso Nueva Zelanda que fue la primera en efectivamente aplanar la curva, ha vuelto a tener casos, aunque controlados –ventajas de ser una isla y no, no tienen constitución como dijo uno que conozco-.

5e8fb38fba98c
Controles sanitarios. Algo que se ha hecho común desde el primer día de emergencia nacional. No solo en Chile si no en el Mundo.

Sin embargo, a un año ya desde que a la pérfida coronachan se le soltaron las trenzas desató, las cosas no parecen mejorar. Al contrario, hoy en día hasta mi pueblito perdido entre en fase 2, al borde de la cuarentena. No hay que ser experto para entender en gran medida el por qué: cuando todo comenzó hubo cierta disciplina y temor. No había cura, ni siquiera una vacuna en ese entonces. Por debajo, el gobierno actual, negoció eso sí, insumos y vacunas necesarias, lo que ha convertido a nuestro terruño gris y triste en uno de los países con mayor tasa de vacunación. El gran problema que suscita esto, es el de la falsa sensación de seguridad. Está bien, la vacuna ayudará a prevenir la enfermedad derivada del virus, pero no significa que podamos volver a la normalidad como acostumbramos, al menos de momento. Lo que está sucediendo en Chile –alza de contagios- está ocurriendo en varios otros países, con la excepción de Israel, donde no han relajado aun las medidas totalmente. Aun así, el panorama al menos se ve más alentador que el año anterior y a pesar de las más de 20 mil muertes desde el primer fallecido, el panorama se ve un poco más prometedor, a medida que se alcance el 100% de los vacunados.

Lo que sigue.

Ahora, queda una duda enorme: ¿Qué viene después? Estamos en un período álgido de nuestra historia y no menor este año: las elecciones de constituyentes y retomar la senda del crecimiento. Algo que parece superfluo y que, para muchos, no tienen nada que ver entre sí, es precisamente lo contrario. La inestabilidad política que puede derivar de la redacción de una nueva Carta Fundamental, provoca incertidumbre a la hora de invertir, lo que implicaría que los capitales (sí, eso que odian tanto algunos), derechamente se vayan. Los negocios son así, al fin y al cabo. Si no hay garantías de largo plazo, mejor ni poner plata. Esto es algo que ya está ocurriendo aunque a algunos medios les moleste. Sin contar que, a nivel global, se proyecta una crisis cuyo precedente podría ser la gran depresión del 29. La pandemia ha detenido una gran cantidad de industrias, no solo en Chile, si no en gran parte del mundo. Sé que esto hará creer a los SJW que es como una “traición a la Patria”, pero los negocios, reitero, no tienen país. Es como la gente que vende su casa cuando el barrio se pone malo. Lo triste es que también aquellos abajistas que azuzaron el estallido de octubre de 2019, se irán dejando al que no puede, en peor situación de la que estaban y ante una probable crisis, muchos lamentarán haberse plegado a la “alegre rebeldía” de estos burguesitos picados a pueblo.

1613141804_368397_1613142043_noticia_normal_recorte1
Pese a la subida de contagios, la vacunación masiva no se ha detenido.

A pesar de lo feo que se puede ver el panorama, igual uno debe ser optimista. Chile puede que no sea ni de lejos el país más feliz o el más desarrollado, pero dentro de Latinoamérica, es el que, a pesar de todo lo que ha pasado, mayor estabilidad tiene. Y si bien tiene políticos horribles, su gestión de la pandemia ha sido más que aceptable, aun contra viento y marea. Ya los índices de vacunación, superan con creces el de “potencias”, aun cuando los europeos, bloquearon la venta de vacunas, especialmente de AstraZeneca fuera de sus fronteras. Quizás el hecho de que hemos, como país, enfrentado un montón de desastres, sean naturales o de contingencia, no ha hecho un poco más duros que el resto de nuestro vecinos. Hace una década no más, enfrentamos un terremoto 8.8 de Magnitud que prácticamente tiró la zona central al suelo y en un año, el país funcionaba nuevamente con normalidad, algo de lo que solo Japón, otro acostumbrado a este tipo de cosas, puede presumir. Así que, independiente si te agrada o no el presi que tenemos, las cosas se han hecho mucho mejor que en países donde incluso, donde vacunan con agua (?). Aún ante la incertidumbre actual, hay que mantenerse con calma, seguir las recomendaciones, aunque no nos gusten y tratar de valorar lo que somos y tenemos aún. Somos hijos del rigor, aun con generaciones que se ofenden con todo actualmente, pero llegará un momento en que tendrán que entender que hay cosas que deberán de superar con voluntad, que es lo que nos sobra.

Cerrando.

No es un papiro muy grande esta vez. Estamos ad portas de una cuarentena en el pueblito en que vivo, algo no menor, siendo que estuvimos un año entero en fase 3, pero las circunstancias derivadas del verano y semana santa, hicieron que retrocediéramos, primer a fase dos y a hora a cuarentena. Sé que no es un agrado estar encerrado y restringido, pero es lo que hay, mientras la situación avanza. Hay desesperanza en muchos. En mi caso personal, llevo un año ya sin trabajo estable, debido a esta situación, aunque por suerte, no tengo grandes necesidades y he logrado mantenerme saludable, aun cuando tenía planes y esperanza de mejorar mi fortuna, pero bueno, es lo que hay por ahora. Entiendo además a quienes lo han pasado peor. Familias que perdieron su sustento –no necesariamente por la pandemia, algunos de antes- y que ven en esta situación un futuro negro. Cada persona sufre de manera diferente. Y si bien, puedo comprender la necesidad de contacto humano, para saltarse las normas y hacer fiestas y reuniones, cosas como esa harán que la situación se alargue aún más. Recuerden que uds mismos decían “Cuidémonos para volvernos a encontrar”. Resulta que no lo hacen muchos –si, a Uds. me refiero, señores abajistas y gente “shora”- y no tienen intención de reencontrarse. Estar encerrado a nadie le gusta, pero no mejoraremos con hashtags. La gente que debe trabajar si o si, es a la que hay que cuidar y si dejamos de lado el comportamiento irresponsable, iremos acortando el tiempo que debemos mantenernos en casa. Los que aman lo “colectivo”, esta es su oportunidad de demostrar que tan comprometidos están con su creencia.

Así que, confianza no más. La tormenta en algún momento debe pasar. Eso sí, aceptar los cambios que vienen con optimismo. El mundo después de esto, no será el mismo. El ciclo de la naturaleza y los errores y aciertos de la Humanidad seguirán, pero en este último caso, las lecciones deben ser aprendidas. Nada está garantizado en la vida, por lo que hay que seguir a pesar de que no parezca que queden fuerza. La Voluntad es el arma más poderosa contra el miedo y la incertidumbre.

A menos que Darkseid consiga la Ecuación Anti-Vida.

Su comentario es bienvenido en este humilde blog :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Victor Aguilar-Chang

Artículos, comentarios y pensamientos que contienen de todo un poco, escritos una persona común.

Pluma Hoplita

"Sólo los muertos han visto el fin de la guerra" Santaya

La túnica de Neso

Departamento de Latín IES La Senda Quart de Poblet

Welcome to the Madhouse

Sitio web de videojuegos, cine, anime, series de TV y tendencias.

Red Latinoamericana de Cultura Científica

Reunimos y amplificamos esfuerzos de divulgación científica de profesionales de las ciencias y tecnología de diversos países de América Latina

Cuentos Cuánticos

Un sitio donde los cuentos de ciencia están contados y no contados al mismo tiempo

milesdemillones

la materia de las estrellas cobra conciencia y opina

A %d blogueros les gusta esto: