Película: Rush, Pasión y Gloria.

Un día escuchando un playlist de Hans Zimmer, encontré una canción tremendamente buena en Youtube, sin embargo no sabía a que película correspondía. Cuento corto, decidí buscar y me topé con este título del cine que, si bien es de algo que no era de mucho interés para mí como lo es la Fórmula 1, decidí verla y debo decir que es una joya. Protagonizada por Chris Hermsworth (Thor) y Daniel Brühl (Zemo en Civil War de Marvel) y dirigida por el conocido ladrón de la idea del pastel parlanchín de Homero Simpsons director Ron Howard y cuyo argumento trata de la rivalidad de los protagonistas en el Campeonato Mundial de F1 de 1976, que está entre las más legendarias.

Argumento.

El prólogo de la película, muestra a Niki Lauda (Brühl) y James Hunt (Hermsworth), en la previa del Gran Premio de Alemania de 1976, carrera recordada por el accidente protagonizado por el piloto austríaco que casi le cuesta la vida y le dejó quemaduras en todo su cuerpo. Lauda reflexiona sobre el tipo de gente que participa en este deporte, donde cada carrera es un juego contra la misma muerte, además de la diferencia que hay entre él, un corredor disciplinado y perfeccionista y el inglés, el cuál es talentoso, pero con una vida demasiado dispersa para un piloto de carreras, lo que lo lleva a muchos choques de personalidad. Lauda recuerda sus inicios, donde su familia, acaudalada e importante en las altas esferas de Austria, no querían que Niki, se dedicara a un deporte de alto riesgo, mas por el que dirán -lo consideran un deporte par descerebrados-, que por el peligro real de perder la vida.

Por otro lado James Hunt, que pasaba por los mismos problemas en su Inglaterra natal, se asocia con Lord Hesketh, un aristócrata que decide apostar la fortuna familiar en las competencias, primero de Fórmula 3. Aquí ocurre el primer encuentro de estos rivales, ya que en una carrera, Lauda es sobrepasado de forma riesgosa por Hunt, lo que lo saca de la pista. El austríaco, que en la vida real nunca fue una persona agradable -en palabras de los que lo conocieron-, encara al inglés, diciéndoles que era demasiado peligroso como conducía y que si no fuera por esa imprudencia en una curva, «le habría ganado». Hunt se ríe y empieza a burlarse de él, acompañado de Hesketh y su equipo.

De ahí la historia toma rumbos paralelos. Podemos ver escenas de como Lauda conoce a quien fuera su primera esposa, quien no creía que fuera piloto de F1(y recientemente contratado por Ferrari) y lo provoca para que conduzca rápido el auto de dos italianos que lo recogieron en un camino rural. La pueden ver aquí. Hunt en cambio, parte de la fórmula 3 a la 1, al igual que Niki Lauda, pero en la escudería Hesketh, que a final de temporada, debido a que el gasto fue mayor (y al no tener auspiciadores porque el aristócrata lo creía «de poca clase» e innecesario), queda a la deriva. De hecho nunca pudo alcanzar a quien el consideraba su rival, por lo que empieza a buscar equipo y a tener problemas con su esposa Suzy Miller, quien era actriz y con la que se había casado no mucho tiempo atrás. Sin mucho rumbo, se entera de que McLaren tiene una vacante después de la renuncia de Emerson Fitipaldi, por lo que pide ese puesto. Aun cuando en la escudería sabían de lo indisciplinado de James, veían su obsesión con vencer a Lauda (que había ganado el campeonato mundial en su cara) y con un McLaren, perfectamente podía hacerlo. De ahí en más se los dejo a Uds.

Detallitos.

rush
James Hunt (Chris Hermsworth) y Niki Lauda (Danel Brühl), tuvieron la rivalidad más grande en el automovilismo en los 70, especialmente el año 76 donde solo un par de puntos separaban a uno de otro del podio final en la última fecha.

La película es una biopic bien lograda, no solo de Niki Lauda (quien personalmente asesoró a Daniel Brühl en su interpretación), si no de quien era considerado su más grande rival, incluso por el mismo austríaco. Obviamente se omitieron varias cosas, como en toda adaptación, sin embargo el argumento principal; la amistad-rivalidad que tenían. Ambos eran como el aceite y el agua. Ambos extraordinariamente talentosos al volante, solo que el inglés era mucho más temerario al salir en la pista. Debo decir que Chris Hermsworth capturó la esencia de James Hunt, no solo en el parecido físico, si no también en la personalidad que lo destacaba como el «niño terrible» del mundo de automovilismo. Esa misma personalidad, lo hacía chocar con su contraparte Niki Lauda, quien se tomaba en serio todo, especialmente los riesgos. Una escena clave es la reunión de los pilotos previa al Gran Premio de Alemania, donde ocurriría el famoso accidente de Lauda. Éste consideraba que la pista era muy peligrosa, mas después de una lluvia el día anterior y como era de esperarse, la mayoría votó a favor de correr, mas por la repelente personalidad del austríaco -entonces campeón-, que por el riesgo real. Hunt fue quien lideró las réplicas contra los argumentos de Lauda. Sin embargo, después del accidente, Hunt se siente culpable ya que el lideró la decisión de correr. En el fondo, ambos se respetaban -incluso hablaban en ocasiones en los pits, previo y después de la carrera en la vida real-.

Si bien, la película es sobre esta rivalidad amistosa, no menos importante es el apartado visual. Se recrearon con gran aproximación, no solo los escenarios al aire libre y el ambiente setentero, si no que los mismos autos de la época. Además de los tiros de cámara en ellos, hacen que uno se meta dentro de la carrera como un piloto más, lo que la hace más vertiginosa. Amén además de una excelente banda sonora, compuesta por nada menos que el señor mencionado al principio: Hans Zimmer, quien ya es toda una leyenda de la música cinéfila (como con el Rey León, que le permitió ganar su único Oscar a Mejor Canción Original), maximizando los momentos tanto dramáticos, como culmines. Para muestra un botón con el tema central de la película.

Última vuelta.

317193-rodaje-pelicula-rush
Ron Howard en el plató del film con Hermsworth pilotando el legendario McLaren de Hunt. Obviamente por motivos de seguridad, ni él, ni Brühl, manejaron realmente monoplazas y las escenas de carrera se hicieron con pilotos de F3.

En cada deporte hay una rivalidad latente que hace que este sea más interesante. Si bien, ver carreras de autos, no es una de mis actividades preferidas, el hecho de que se den situaciones en que aparecen dos genios en una misma época, hace crecer el interés. Yo de niño veía las carreras de Ayrton Senna (cuando podía claro está) y muy tarde supe de su rivalidad con Alain Prost (que no sería malo explorar para una segunda parte). Sin embargo, consultando a entendidos del automovilismo, muchos se quedan con la competencia Lauda-Hunt. Y esta película no solo refleja ese choque (figurativamente hablando) en la pista, si no de personalidades fuertes. El mismo Lauda en más de una ocasión si, dijo que James Hunt era a quien más respetó en su carrera.

En fin, recomendable para seguir pasando el tumulto de la pérfida coronachan. Estos días han estado cargados de trabajo en mi caso, aunque la verdad tampoco me quita tiempo para otras cosas. Solo queda cuidarse y bueno, cada día que pasa es uno menos para lo que muchos esperábamos (click aquí si quiere saber a lo que me refiero). Nos vemos en las carreras.

Su comentario es bienvenido en este humilde blog :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Victor Aguilar-Chang

Artículos, comentarios y pensamientos que contienen de todo un poco, escritos una persona común.

Pluma Hoplita

"Sólo los muertos han visto el fin de la guerra" Santaya

La túnica de Neso

Departamento de Latín IES La Senda Quart de Poblet

Welcome to the Madhouse

Sitio web de videojuegos, cine, anime, series de TV y tendencias.

Red Latinoamericana de Cultura Científica

Reunimos y amplificamos esfuerzos de divulgación científica de profesionales de las ciencias y tecnología de diversos países de América Latina

Cuentos Cuánticos

Un sitio donde los cuentos de ciencia están contados y no contados al mismo tiempo

milesdemillones

la materia de las estrellas cobra conciencia y opina

A %d blogueros les gusta esto: