Coronachan y otras hierbas.

Después de tanto tiempo, por motivos laborales especialmente, escribo un poco acá en este blog que ya tengo abandonado nuevamente. Han sucedido tantas cosas que cuesta asimilarlas en su conjunto. Para empezar el «estallido social», que nunca me he comprado por completo, y que terminó indirectamente, afectando mi fuente laboral Sin embargo, hoy tenemos algo mucho peor: una pandemia a nivel global, que no se veía desde la famosa gripe española de principios del siglo XX. Si bien el coronavirus, aun no causa la cantidad de muertos que la mencionada hace 102 años, si se ha expandido a una gran velocidad, incluyendo naciones aisladas como la nuestra, por lo que las precauciones deben ser para todos igual, de capitán a paje. Hasta el momento que escribo estas líneas, solo han habido 5 fallecidos por la enfermedad que causa, muy lejos de las muertes por lotes de 100 en Italia. Aun así hay puntos sobre el tema que me gustaría tratar, después del salto.

Alarmismo y Conspiraciones: el tema de siempre.

its-a-conspiracy
Un clásico de la Internet.

Esto es de siempre, especialmente en gente que no posee un nivel de conocimiento, ni siquiera básico de un tema específico. Y yo no encuentro malo ser ignorante: todos de alguna forma desconocemos cosas. Sin embargo el auge de la redes sociales, especialmente twitter, tema que ya he tratado aquí hace años, han hecho aparecer personajes que desparraman información falsa. Esto lo he visto desde hace años y la gente tiene una falsa sensación de conocimiento. Podría parecer inofensivo que gente crea en ovnis o deidades, mal que mal, la fe es inherente en el ser humano ante situaciones adversas.

Sin embargo, también han dado pie a movimientos irresponsables como los antivacunas, directamente ,valga la redundancia, responsables de la reaparición de enfermedades, como la difteria y el sarampión, en países donde se habían erradicado. Esto se debe a dos principales fenómenos: la mencionada ignorancia y la desesperación, que propicia el creer en soluciones mágicas, que NO EXISTEN. El bicarbonato no cura el cáncer, así como tampoco el Covid-19. No importa si lo dijo x autoridad o viene de esos países que parecen mas modernos. La realidad y los datos, matan ideología y relato. Por eso hay que tener ojo a la información que se recibe, especialmente por mensajería o RRSS. Si alegan que la TV miente, Internet esta lleno de gente peor, que dice tener la verdad de verdades. Y en tiempos de crisis sanitaria, hacer caso a las recomendaciones, independiente de si te agrada o no la autoridad de turno, es mucho mas razonable, que escuchar al gurú indio de moda o al toluenero de turno.

Ahora quizás lo que más me ha causado, ya no sorpresa, si no gracia ante tanta inocencia, es creer que alguien como Piñera tenga tanta influencia a nivel mundial, que prácticamente, todo era un tongo, armado por el, sus socios chinos y Trump. A ese nivel he leído y escuchado barbaridades. Alguien dijo una vez, que la vida humana es corta y aburrida, a tal punto de inventarse un único enemigo a quien enfrentarse, o bien, descargar las frustraciones de la vida. En el mundo conspiranoico, siempre hay alguien que es el enemigo y muchos se aprovechan de esa paranoia colectiva para alzarse como salvadores. Eso se vio en el estallido social. Muchos creyeron que fue espontáneo hasta que poco a poco, el bolsillo se vio afectado. Aun así hay gente que cree que todo lo del Covid-19 es mentira. Caen en la falacia lógica de la apuesta irrecuperable: no importa si x esta errado, darán todo para que a la fuerza, sea verdad, aunque los hechos digan otra cosa. Es deber entonces de cada persona, darse cuenta de que es lo correcto, aunque esté en contra de su pensamiento ideológico u otra índole. Los hechos no cambian, porque lo pensemos o decretemos en nuestra cabeza. En resumen, el lenguaje no crea realidades: solo interpreta de forma personal, un hecho, y probablemente, lo haga mal.

La falsa sensación de seguridad.

crocodile-vs-alligator-wallpaper-3
Ninguno de los dos esta seguro, pero así lo creen.

La otra cara de la moneda, en este caso en particular. Ya había mencionado anteriormente el tema de la gripe española, la ultima gran pandemia que sufrió la humanidad hace 102 años. La medicina entonces era distinta, a pesar de los avances que se llevaban a cabo. Para que decir hace varios siglos, lo que fue la peste negra que se llevó a la tumba a la nada despreciable, tercera parte de la humanidad en europa. Un siglo y salvo el SIDA, no habíamos tenido semejante emergencia, ya que el virus del SARS-Cov2 (nombre de la enfermedad que causa el coronachan), se transmite de forma distinta al VIH y es más riesgoso porque una vez contagiado, tarda 15 días en incubarse, por ende muchos pueden desconocer que están enfermos y por lo tanto, realizan las actividades de siempre con total normalidad. Pasó en Italia, cuando se empezó a dar la alerta -y las recomendaciones-. Nadie las infló. Declararon cuarentena, suspendiendo las labores cotidianas y los ciudadanos decidieron tomarse «vacaciones». Resultado: hoy lamentan muertes por lotes de 100 en promedio diario y contagios en lotes de 1000 promedio. Francia y su eterna costumbre de no bañarse, también va en curva ascendente, para que decir España y Holanda, este último, donde ni siquiera hay cuarentena. Esto es porque, como no ha pasado algo así desde 1918 y los avances de la medicina moderna -la misma que muchos reniegan-, dio una sensación de seguridad única en muchos años. Era normal a principio del siglo XX morirse de un simple resfriado o bien se cortaban un dedo y tenía un pie en la tumba.

Hoy los avances han logrado erradicar enfermadades tales como la viruela, la tuberculosis y la misma peste negra, pero tardaron años. Aun así la gente, al no tener el conocimiento de como se llegó a eso, piensa que las cosas «siempre fueron así», por lo que no había de que preocuparse. Normal que ahora se lamenten y mas chistoso, como pasa en esta república, culpar al gobierno de turno, pero no se cuestionan en lo más mínimo su propia responsabilidad. Las medidas de higiene para evitar el contagio, son las mismas que siempre se han pedido. En Chile desde que tengo memoria, se han hecho campañas de prevención, ya sea por la gripe estacional o enfermedades mas complicadas como el Hanta o en su tiempo, el cólera. Muchos centennials y milennials, quizás no lo sepan o recuerden, pero a principio de los 90, mucha gente se infectó, principalmente en el norte, de cólera. Y si no se expandió fue porque la gente si hacia caso. Acá es lo mismo, pero como ya nadie se muere de un resfriado o ya casi nadie tiene cólera u otras enfermedades, piensan que todo es un invento y que nunca pasó nada. Eso da una falsa sensación de seguridad y tal como en lo que pasó con las manifestaciones, hasta que no les tocaron el bolsillo, nadie se tomaba en serio nada. Hoy la enfermedad está a la vuelta de la esquina y recién, incluso aquellos como el irresponsable de Jorge Alís y el chanta mayor Baradit, creían que esto era solo un tongo, andan pidiendo medidas extremas. Siento decirles que el caso de Chile, es muy distinto al de los países más afectados. Partiendo porque la cuarentena total y con presencia policial y militar, solo se hizo efectiva en Italia cuando ya los infectados superaban el millar y aun así con esas medidas, no para de subir la curva. Está claro que no serán 15 días allá si no un par de meses y aunque lo nieguen, la economía se resentirá. En el caso de nuestro país, estamos ad portas del invierno. Piensen lo que serían 3 meses sin poder salir de sus casas, como mínimo. No tenemos lamentablemente, la espaldas financieras de los países europeos (que incluso podrían hacer quebrar a la misma UE, si esto se prolonga), por lo que hay que tener claro que no es llegar y pedir algo que claramente, no es la solución. Al menos no ahora. Con cuarentena total, Italia sigue en curva ascendente los contagios y muertes. Acá por lo menos, no hemos llegado a la medida mas extrema (que no será agradable, ni para memes).

¿Quién gana y quien pierde?

1024
Yo tengo la respuesta. ¡Créeme!, tengo una pizarra llena de papeles y lineas que las conectan

Honestamente, no creo que sea prudente tratar de dilucidar esto, porque claramente nadie gana. Se ha visto a los países mas desarrollados, tener un montón de problemas con esta enfermedad. EEUU recientemente -y apelando al párrafo anterior- ha superado el nivel de contagio de la misma China, donde se originó -aunque no quieran, por buenismo o paranoia, admitirlo-, esta enfermedad, especialmente en los estados del sur del país y como todos los que algo conocemos -y sin siquiera viajar- de la idiosincracia de esa zona, donde campan a sus anchas antivacunas y montón de gente que «vive la vida a concho», era normal que se dispararan, al no tomarse en serio las recomendaciones.

Leí en un post de facebook, fuente de mucha intelectualidad popular, que China era el gran ganador ¿De qué? Las últimas noticias que vienen de allá no son muy alentadoras para Xi Jinping, ya que en parte del centro y sur del país, donde la población es vulnerable, empiezan a sentirse aires de rebelión, sobre todo por el cuestionado manejo de la información al respecto, del gobierno chino. El resto del continente asiático anda con la pera, porque de China dio el salto al resto del mundo. Mongolia, aquella tierra del conquistador mas grande de la Historia, Gengis Khan, fue la primera nación en cerrar sus fronteras, algo normal, siendo vecinos. Y no, tampoco Rusia es una lumbrera. Putin no fue ningun visionario, simplemente aplicó algo de sensatez, pero no quita que sea populista a tal punto de mostrarse como salvador. En mi tolueno personal, macerado en barricas de pino, está aprovechando lo mediático y popular que se ha vuelto gracias a su aparataje comunicacional llamado Russia Today y Sputniknews, en estos lares, donde el latinoamericano, necesita alguien que les diga que hacer, como los profesores de Springfield que no sabían nada sin sus libros de texto. Es más, los más preocupados por la baja del petróleo y producción mundial son ellos, que apuntalaron su economía a los hidrocarburos. Si ya la baja de precio que la OPEP, grupo que monopoliza los precios, lo afectó, esto va a ser peor para ellos. A menos que se ponga tirano, los rusos puede que también, tarde o temprano se levanten contra él -siempre y cuando se levanten de la eterna resaca del alcohol (?)-.

Concluyendo: hagamos las cosas bien en lo personal.

Esta pandemia nuevamente ha mostrado lo frágiles que somos. La naturaleza, que no razona ni tiene piedad por ser indiferente, ha mostrado nuevamente que no tenemos el dominio completo de ella. No hay nación por muy moderna y «justa» que sea, haga frente con eficiencia a esta enfermedad. Ni Holanda y su alabado sistema de bienestar social, descarta dejar morir a los ancianos enfermos, a ese nivel, y esto en gran medida a la misma irresponsabilidad de sus ciudadanos. Nada evita que la gente no se tome en serio a las autoridades y las recomendaciones, más en una época en que ya nadie respeta nada, y la autoridad es vista como opresiva. Donde padres prefieren ser amigos de sus hijos y no quienes les deben enseñar modales y disciplina. Y es lo más triste de esto: porque la generación actual de jóvenes, no sabrá ante tanta comodidad y «dejar hacer» como enfrentar crisis semejantes a estas. La misma que dice no tener miedo a nada, anda aterrada ante un posible contagio. El coronachan ha mostrado lo feble que se ha vuelto Occidente y todas esas acciones buenistas y políticamente correctas, están ahora cayéndose a pedazos ante un organismo unicelular, al que no le importa si eres negro, indio o trans: te mueres con el, si no sabes ser responsable.

Y eso es en definitiva la primera barrera: así como en mi profesión, la computación e informática, se sabe que la seguridad parte por el lado mas débil que es el usuario, también es en nosotros donde parte la prevención. Lavarse las manos es algo cultural, el baño diario igual -aunque algunos le hagan el quite-, beber agua. hacer actividad física y alimentarse bien, es algo que deberíamos tener claro. Quizás así, evitaríamos no solo con esto, si no con la gripe estacional, colapsar los sistemas públicos de salud todos los años. Y entender que todo está conectado y encadenado. Si llegamos a una cuarentena total como pide cierto sector, no van a ser 15 días si no, todo el invierno. Y no hay país que aguante 3 a 5 meses encerrados. Aunque no les guste a los resentidos de siempre, si el país llegara a colapsar, todos nos vamos al hoyo. Por eso, por ahora y para evitar contagiarse, sigamos las recomendaciones. Seamos responsables de nosotros mismos de una buena vez. Es lo que queda.

Bueno y siempre quedará la alternativa de que algunos se vayan a otros mundos, como en Interstellar.

 

Su comentario es bienvenido en este humilde blog :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Victor Aguilar-Chang

Artículos, comentarios y pensamientos que contienen de todo un poco, escritos una persona común.

Pluma Hoplita

"Sólo los muertos han visto el fin de la guerra" Santaya

La túnica de Neso

Departamento de Latín IES La Senda Quart de Poblet

Welcome to the Madhouse

Sitio web de videojuegos, cine, anime, series de TV y tendencias.

Red Latinoamericana de Cultura Científica

Reunimos y amplificamos esfuerzos de divulgación científica de profesionales de las ciencias y tecnología de diversos países de América Latina

Cuentos Cuánticos

Un sitio donde los cuentos de ciencia están contados y no contados al mismo tiempo

milesdemillones

la materia de las estrellas cobra conciencia y opina

A %d blogueros les gusta esto: