Libro recomendado: El Fin de la Infancia (Arthur C. Clarke).

Desde que aprendí a reconocer el alfabeto, que he sido un lector empedernido. Desde notas en los diarios hasta libros gruesos. Todo tipo de temas, han pasado por mis manos, sin embargo, el género literario que más me ha gustado es el de la ciencia ficción. Hace un tiempo atrás leía un par de cuentos de este autor (El Centinela, La estrella) y lamentablemente, me era difícil, en esta zona del país, encontrar un libro de él. Por suerte, Internet es amplia y puedes encontrar libros de todo tipo (si, porque leer libros, no tiene nada que ver con hacerlo solo en papel) y me topé con uno que me recomendaron hace años: El fin de la Infancia, del que hablo después del salto.

Partamos, estimados lectores de este escondido blog, que en la época que se escribió esta obra, solo habían pasado 8 años desde el fin de La Segunda Guerra Mundial. Era el comienzo de otra etapa de nuestra historia como especie en que dos potencias opuestas, jugaban un ajedrez complejo, tanto en lo militar como en lo científico, especialmente la carrera espacial. Corría el año 1953, cuando Clarke publicaba el libro, en una época en que los soñadores con hazañas espaciales y futuristas, escribían en revistas especializadas del género. Este libro se basa en un cuento anteriormente escrito por el mismo autor, el cuál fue profundizando en la trama.

Argumento.

imagen-syfy-1
Cortesía de la serie de Sy Fi

El libro comienza entonces con el inicio de la competencia por la influencia global de las dos superpotencias de entonces: Estados Unidos y la Unión Soviética. El objetivo: alcanzar las estrellas. En ese momento, sin embargo, un grupo de naves espaciales se posa en las más grandes ciudades del mundo y todo el mundo queda perplejo: ya no era una simple hipótesis la vida extraterrestre. Habían llegado desde más allá de las galaxias. Con los días, estos seres, se comunican con el entonces Secretario General de las Naciones Unidas, el finlandés Rikki Strongem, quien hace de interlocutor entre el mundo y los “superseñores”, liderados por Karellen, el que se hace llamar el supervisor. La misión de ellos, era llevar al mundo a la “utopía”, aunque no se presentarían físicamente hasta dentro de 50 años, cuando los humanos, estuvieran realmente preparados para ello. La historia de aquí en adelante, se vuelve bastante interesante: cuando Karellen se presenta ante los hombres, las guerras habían cesado y la riqueza tenía una distribución igualitaria. La Edad de Oro, había comenzado, sin embargo, todo tendría un costo y nada dura para siempre.

Impresiones.

La obra toca varios temas, más allá de la presentación que toda obra del sci fi, debe tener (ciencia real) y que eran populares entonces. Partiendo por los seres conocidos como los Superseñores. Estos seres, en principio solo están dentro de su nave y su apariencia física solo se da a conocer después de casi un siglo, cuando la humanidad, había superado todo lo malo. Clarke juega con muchos conceptos derivados de las creencias. El aspecto de estos aliens, es idéntico a la concepción del Mal en la imaginería popular: son prácticamente el diablo en persona (cuernos, piel roja, alas membranosas, cola y patas de cabra), aunque su inteligencia es muy superior a la humana. Son seres lógicos que han suprimido emociones. No me extrañaría que Gene Rodenberry, haya desarrollado la personalidad de los vulcano, basado en estos seres. Son benévolos y nunca usan la fuerza para imponerse, no al menos un uso incorrecto de ella. Sin embargo, su misión principal no es solo llevar a la Humanidad a un siglo de oro, si no prepararlos para algo mayor, por designios de algo al que obedecen y tratan de estudiar. Su jefe y quien se presenta ante ellos, es Karellen, quien, desde el comienzo del relato, se hace llamar el supervisor, y quien dirige todo.

Otro concepto que nos presenta es la utopía, término que deriva del griego que significa “no hay lugar” y que describe una sociedad ideal, pero inexistente. Esta sociedad, basada en la distribución igualitaria de la riqueza, el fin de las guerras y todo tipo de males, es lo que los superseñores, han creado por y para el Hombre. En el papel es el ideal que persigue cada individuo o colectivo, pero que choca con algo que es intrínseco en el ser humano: la curiosidad. Somos una especie que ha evolucionado a través de desafíos, desde que tomamos conciencia de nuestra existencia, algo que casi ninguna otra especie en la tierra, experimenta –véase la prueba del espejo-, lo que nos previene de los peligros.

Es cierto que hace siglos que dominamos la creación y no tenemos más enemigos que nosotros mismos, pero una sociedad donde no existan penurias, sería incluso contraproducente: no existirían las ganas de descubrir cosas, ni de imaginarlas. En gran parte del relato, se ven personas que buscan rebelarse a esta nueva realidad, como uno de los protagonistas del segundo arco: Jan Rodricks, quien sueña con viajar a las estrellas, pero que los visitantes impiden, o bien, quienes fundan una sociedad aislada y que intentan retomar la creatividad artística y un estilo de vida similar al que existía antes de la llegada de los superseñores. El ser humano por esencia, se inclina a la rebelión. Es el motor que nos ha llevado a desarrollarnos al nivel que tenemos hoy día, sin obviar sus claras desventajas. Además de que, en el papel, todos gozan de una época de paz que muchos soñaron, algunos sospechan que hay algo más que los extraterrestres no dicen. Todo en el mundo tiene un costo, y el que pagará la humanidad es el más grande de todos. Nada dura para siempre y menos la paz total.

En los 50 y hasta, incluso, entrados los 90, la parafísica y todos los fenómenos paranormales, gozaban de popularidad. No era raro en los mismos autores de ciencia ficción, incluirlos en sus relatos, en especial los que tienen que ver con poderes psíquicos y “mentes colmena”. Ya quien ha leído la Fundación, recordará al personaje del Mulo. Acá estas habilidades, tienen un componente esencial, especialmente en el epílogo del relato. Un final que deja pensando –o bien marcando ocupado-.

Finalizando.

el-final-de-la-infanciaEl 2015, el canal Sy Fy, estrenó una serie basada en esta novela, la cual por años se le consideró irrealizable (como también se considera a la Fundación). Debo decir que también la vi, y mala no es, pero quedó en la buena intención y en el riesgo que asumieron. La historia tiene muchos cambios con respecto al libro, partiendo por el personaje de Stormgren, quien ya no es el secretario general de la ONU –ni siquiera finlandés-, sino un “humilde granjero” gringo. Se intenta profundizar más en las relaciones “románticas” u de otra índole, que en la trama principal. Mérito si el diseño de los superseñores, pero los efectos fueron toscos y se cambiaron varias cosas –¿la gente no envejece aún después de 15 años? – El resultado final, sin embargo, no es tan terrible. Al menos alguien se arriesgó a hacer lo que muchos genios no pudieron siquiera empezar (Kubrick, antes de 2001: Odisea en el Espacio, pretendía filmar esta novela, pero no pudo realizarla). De todas formas, ambas son recomendables, en especial si gustan de la ciencia ficción más sesuda. Nos vemos en otro post.

4 comentarios sobre “Libro recomendado: El Fin de la Infancia (Arthur C. Clarke).

Agrega el tuyo

Su comentario es bienvenido en este humilde blog :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Victor Aguilar-Chang

Artículos, comentarios y pensamientos que contienen de todo un poco, escritos una persona común.

Pluma Hoplita

"Sólo los muertos han visto el fin de la guerra" Santaya

La túnica de Neso

Departamento de Latín IES La Senda Quart de Poblet

Welcome to the Madhouse

Sitio web de videojuegos, cine, anime, series de TV y tendencias.

Red Latinoamericana de Cultura Científica

Reunimos y amplificamos esfuerzos de divulgación científica de profesionales de las ciencias y tecnología de diversos países de América Latina

Cuentos Cuánticos

Un sitio donde los cuentos de ciencia están contados y no contados al mismo tiempo

milesdemillones

la materia de las estrellas cobra conciencia y opina

A %d blogueros les gusta esto: