Gracias por esta década.

Solo ha pasado un día desde la derrota con Brasil y es aun difícil de asimilar la eliminación de nuestra selección, que nos ha dado tantas alegrías, del Mundial que se celebrará en Rusia el próximo año. Las razones son muchas. Quizás se pecó de soberbia en algún momento –algo muy natural cuando se está en la cresta de la ola-, como también el hecho de que ya el cansancio pesa y el eterno chaqueterismo del chileno –algo que es ya, endémico-. Esto lo escribo, desde el corazón de hincha y es, más que una reflexión, un desahogo ante lo que considero una injusticia, no ya de los resultados, si no del comportamiento de los «hinchas de selfie y chaqueta reversible», y un homenaje a estos jugadores.

Yo soy de la generación que vio siempre a la Roja fracasar. De la época de los casi casi, incluso de solo a hacer presencia en este tipo de instancias. Aun en mi memoria está fresca la derrota ante el mismo rival en 2007, cuando el proceso actual, aun no empezaba. El sentimiento ya era el mismo. Siempre nos pasaba. Sin embargo, ese verano, antes de esa fatídica Copa América, una selección Sub-20, empezaba a hacer historia. Nadie les tenía fe y en el Mundial de Canadá, lograron un tercer lugar, pero con un sabor amargo. No era lo mismo ya, al menos para ellos. La llegada de Marcelo Bielsa, le dio un nuevo aire a una selección que estaba acostumbrada a mirar todo de lejos. Empezaron a aparecer nombres que hoy, si bien para el chaquetero de siempre, son cuestionados, con trabajo y disciplina, clasificaron, después de 12 años a un Mundial. En 2010, ganaron do encuentros y perdieron uno apretado con España, quien sería el campeón.

2011 y ya con Bielsa fuera, otro fracaso en la Copa América. Aun así, la ambición estaba. Nuevo Mundial, esta vez de la mano de Sampaoli –actual DT de Argentina-, volvíamos a una instancia Mundialista, algo que desde 1962 no pasaba, aunque ya no era impensado. En un grupo difícil (el campeón y el subcampeón vigentes) Chile logró doblegar a Australia y a España (que también venía cerrando un proceso éxitoso). Solo se cayó ante Holanda y se tuvo contra las cuerdas a Brasil, el dueño de casa. Esa derrota caló hondo en el plantel y en el hincha chileno. Se juramentaron entonces, alcanzar otra meta: La Copa América del 2015, que se jugaba acá en Chile.

Admito que, con las experiencias de fracasos anteriores, tenía un escepticismo de que se pudiera lograr. Sin embargo, esa noche del 4 de Julio del 2015, terminaba un siglo de fracasos. Por primera vez veía que celebrábamos un triunfo de una selección, en toda instancia. Uno importante. Eso daba pie a ilusionarse con el futuro y dejaba claro a las generaciones que no vieron a Chile fracasar antes, que se pueden lograr las cosas. La Copa siguiente sería la guinda de la torta, en especial después de los cuestionamientos a la entonces directiva de la ANFP. Para un país poco acostumbrado a los triunfos en estas instancias, esto era algo nuevo y se disfrutaba.

Aun así, los procesos van terminando. La final de la Copa Confederaciones, fue un trago amargo para una selección que nos acostumbró a los triunfos. Y en la derrota todos buscan culpables. En especial el “hincha” que se sube al carro de la victoria, pero que, en la derrota, da la espalda. Cierto que hubo actos de indisciplina, que incluso no se castigaron – el único que lo hizo, que recuerdo, fue Borghi-, pero también hay desgaste. Y el hecho de habernos acostumbrado a ver desde arriba a los demás mareó a todo el mundo. En especial en un país donde la apariencia vende y el clasismo sobra (¿Cuántas veces no habré oído y leído el desprecio de algunos hacia los orígenes humildes de estos jugadores?, incluso en quienes dicen defender al “pueblo”). Ayer culminó este. El de la Generación Dorada, la mejor que ha tenido el fútbol chileno. Y obvio muchos hacen ahora leña del árbol caído. Tanto quienes dicen que la Copa del 2015 fue comprada (cosa que nunca fue) como los de cartón, quienes solo celebran victorias y que nunca en sus vidas, han logrado algo. De esos hay muchos en Chile y el resto del Latinoamérica.

De mi parte, no seré uno de los mencionados anteriormente. Si algo se aprende de las derrotas es a asumirlas como un aprendizaje. Esta vez nos tocó perder y duele en verdad, pero a la larga, existe un legado de 10 años. Uno imperecedero y escrito con sangre y fuego: no hay imposibles. Hace una década nadie se imaginaba ser campeones de América. Ellos nos dieron 2. A nadie se le pasaba por la cabeza clasificar a 1 Mundial después de 12 años. Ellos lograron 2. Atrás quedaron esos casi, casi. De mirar la gloria de lejos. De solo ir por cumplir. Es quizás la mejor enseñanza que se le puede dejar a los que vienen. Está en nosotros sacarle provecho a eso. Porque el fútbol, como la vida es así. No siempre se puede conseguir todo. Y ante una caída dolorosa, con más temple hay que levantarse. Solo queda dar gracias y dejar alguna vez de chaquetear. Más los que nunca en su vida serán más de lo que son, por más que hayan nacido en buenas familias o crean tener la panacea de todos los males. Si hubo errores, hay que corregirlos. Y no olvidar que ellos abrieron el camino a triunfos de verdad y no ya morales. Hay mucho que trabajar, pero ya se sabe que se puede. Ese es el legado de estos muchachos.

Solo agradecimientos. En caliente uno dice cosas y el papel aguanta todo. El chaquetero siempre será un fracasado, aunque diga lo contrario. Ustedes solo sufrieron un traspié. De mi parte solo gracias y esperanza en un futuro que siga la misma senda que ustedes abrieron. Siéntanse orgullosos de eso.

Un comentario sobre “Gracias por esta década.

Agrega el tuyo

Su comentario es bienvenido en este humilde blog :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Victor Aguilar-Chang

Artículos, comentarios y pensamientos que contienen de todo un poco, escritos una persona común.

Pluma Hoplita

"Sólo los muertos han visto el fin de la guerra" Santaya

La túnica de Neso

Departamento de Latín IES La Senda Quart de Poblet

Welcome to the Madhouse

Sitio web de videojuegos, cine, anime, series de TV y tendencias.

Red Latinoamericana de Cultura Científica

Reunimos y amplificamos esfuerzos de divulgación científica de profesionales de las ciencias y tecnología de diversos países de América Latina

Cuentos Cuánticos

Un sitio donde los cuentos de ciencia están contados y no contados al mismo tiempo

milesdemillones

la materia de las estrellas cobra conciencia y opina

A %d blogueros les gusta esto: