AJ Styles: el tiempo te dio la razón.

aj-styles-nuevo-wwe-world-heavyweight-champion-de-wwe-smackdown-live-en-wwe-backlash-2016-11-09-2016-wwe-2Hace unos días conversaba con una amiga sobre las cosas que uno planificaba vs lo que sucedia en el tiempo. Ambos llegamos a la conclusión de que las cosas, a su debido tiempo, se van dando, aunque muchas veces se vea injusto el que no se cumpla cuando “debería”. En ese momento me recordó lo que, precisamente a pasado en los últimos años con AJ Styles, sin duda el mejor luchador hoy por hoy. Alguien que comenzó de abajo, logrando un par tryouts en WWE empezando este siglo. Leyenda en las indies que, sin embargo le faltaba ese “algo” para triunfar y que ahora, bordeando los 40 años, lo ha conseguido. Su historia es digna de contar, después del salto.

La carrera de Styles ha estado llena de altos y bajos. Considerado uno de los luchadores mas completos, comenzó luchando en los territorios de NWA en 1998. Pasó a los opener de Nitro y Thunder por allá en el 2001, cuando la legendaria compañía de Ted Turner, daba sus últimos estertores de vida. Al cerrar, siguió luchando en los territorios de NWA e independientes, hasta que recaló en la naciente TNA, creada por Jeff Jarret. Este deseaba convertirlo en la franquicia de la marca, con un contrato que no le impedía participar en otros territorios como Pro Wrestling Guerrilla. Sin duda alguna TNA ganó mucho Styles y varios luchadores que buscaban hacerse un nombre en la industria como Samoa Joe, Christopher Daniels, entre otros, pero fue el nacido en Georgia el que mas destacó. Personalmente sigo su carrera desde 2005,-cuando Youtube no se preocupaba por los derechos de Copyright y los fans subían los Impact completos-.

461a954c634af2b30be18db868c8bfa7
Styles fue uno de los mas importantes campeones de la división X, el primer título original de TNA, que entonces ocupaba los clásicos campeonatos de NWA, hasta su separación de la alianza.

Talentoso en el ring, posee un estilo combinado entre movimientos aéreos de gran factura, movidas de fuerza al que con el tiempo incluyo movimientos a ras de piso y movidas de rendición. Su finisher – Styles Clash– es de alto riesgo y devastador. Lo tenía todo pero no pudo despegar formalmente como “El hombre” de la naciente compañía. La llegada de Dixie Carter al directorio, supuso muchos cambios. Ella creía que podía competir con WWE y para eso, contrató a Kurt Angle en 2006, quien había abandonado la compañía de Vince McMahon alegando que necesitaba tiempo -algo que no le perdonan aún-. De ahí en más llegaron mas de los descartados de WWE, quienes empezaron a tener los papeles relevantes y lo originales empezaron a ser desplazados a los combates de mediana importancia, entre ellos Styles. Nunca pudo desarrollar su personaje en plenitud. Cuando ganó el campeonato en 2010, no se les ocurrió la mejor idea de poner a Ric Flair a hablar por él. Es triste saber que solo se le empezó a valorar en sus últimos momentos. Su postrer reinado, incluyo giras por el mundo defendiendo el título, a razón de que las negociaciones se estaban cayendo para renovar -TNA estaba empezando a perder capital, por culpa de gente como Eric Bischoff y Hulk Hogan, quienes cobraban mucho pero hacían poco y nada-. Su salida en diciembre de 2013, donde perdió el título fue el fin del Phenomenal, en la compañía.

NJPW: El salto que faltaba.

bullet_club_2015
Styles como líder del Bullet Club.

Su giras de defensa del titulo de TNA, llamaron la atención a New Japan Pro Wrestling, compañía fundada por el legendario Antonio Inoki. Inmediatamente le dieron un papel de estelarista, algo que era el paso lógico. Entro como el nuevo líder del afamado stable heel Bullet Club, y reemplazando a su líder y fundador, Prince Devitt (hoy Finn Bálor en WWE), algo de por sí, difícil. No solo logró reemplazarlo: el Bullet Club llegó a su máxima expresión e importancia con el de líder. Consiguió el título mundial de IWGP, siendo el segundo estadounidense que lo hace, después de Brock Lesnar (cierto que hay un dato de que Angle lo tuvo pero no era el real si no uno especial del Inoki Genome Federation, por lo que no se cuenta). Fue protagonista de enormes combates con estrellas de la talla de Kazuchiha Okada y Shinsuke Nakamura. Sus dos años en Japón además, le dieron lo que le faltaba: desarrollar un gimmick con personalidad. Eso logró que WWE pusiera una oferta tentadora en la mesa, al mismo tiempo que la arrepentida Dixie Carter trataba de traerlo de vuelta. Al final, después de ser traicionado por el Bullet Club en diciembre de 2015, estaba listo para el salto final, aquel que se le negó hace años: el mainstream gringo.

WWE: Consagración.

Su llegada estaba más que anunciaba, pero no se sabía muy bien como llevarían su carrera. Soy de los que siempre tuvo dudas del trato que le darían, aun a pesar de la ovación del respetable al aparecer en Royal Rumble. De ahí en más, su carrera a ido en ascenso.

Su “maestro de ceremonias” fue quien a estas alturas da la bienvenida con buenos combates a los nuevos talentos: la leyenda Chris Jericho, feudo que mantuvo hasta Wrestlemanía. A pesar de que perdió en el SuperBowl del wrestling, fue ascendido al main event del que no ha bajado. Sus dos combates con Reigns en los siguientes PPV, son considerado de lo mejor que se ha visto del samoano. Sin embargo, su reciente feudo con John Cena, quien por más de una década ha sido la cara de WWE, fue lo que gatilló el éxito. Era un enfrentamiento único: dos tipos populares, uno al que se le dio todo -para muchos injustamente- y otro que se hizo un nombre con esfuerzo, pero que a la vez era considerado la cara del wrestling en general, se enfrentaban. Su combate en Summerslam, fue victoria limpia para Styles, algo que ni el más optimista tenía en mente. Al mes siguiente obtiene el título mundial de WWE, ese por el que aspiraba cuando llegó. Junto con eso, el desarrollo de un personaje rudo que se hace odiar, ya sea como gana o lo que dice. Las críticas principales apuntaban a su falta de trabajo con el micrófono, pero en lo que va del año, es como si nunca hubiera tenido ese problema.

Alguien una vez me dijo y le encuentro razón: lo que falta para triunfar siempre es UNA OPORTUNIDAD. Styles la buscó por años y ya cerca de lo 40, con una carrera impecable, la ha conseguido. Cuanto tiempo le quedará en la lucha libre, no lo se, pero hay que aprovecharlo. Después de todo es el Phenomenal, el hombre espectáculo. El que me hizo tener esperanza de que el wrestling aun tenía vida -la década pasada había empezado a decaer esta industria-. En fin, merecido para quien es, hoy por hoy, el mejor del mundo.

Anuncios

Su comentario es bienvenido en este humilde blog :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s