Muchas cosas

Estos meses han sido de locos. Por un lado bastante que estudiar y preparar para llegar con buen pie a fin de año en la universidad y por otro, mejorar cada día los procesos en el trabajo. Lo bueno es que ahora ambas cosas se complementan pero aun así no da tiempo para nada, ni siquiera para actualizar este blog ni poder colaborar como me gustaría en GAM. Aun así se hace lo que se puede y hay harto que me gustaría comentar después del salto.

Realidades que nadie quiere ver.

Ayer se armó bastante polémica por el episodio de En su propia trampa, programa que emite el Canal 13, en este lado del mundo. Muchos quedaron sorprendidos e “indignados” por la balacera en una población periférica del Gran Santiago. Y si, es impactante, pero ya no es aislado como antaño, si no que ya es casi habitual. Partiendo por las “víctimas” que no lo eran tanto (una familia de traficantes de droga, como consignó CHV después, aunque ya muchos sabían esto) y que la situación se debió a un ajuste de cuentas por la muerte de otro sujeto de una familia rival, al parecer. Si me lo preguntan (se que nadie lo hace pero igual), sinceramente no entiendo la “indignación” que he visto en redes sociales, ante una realidad enquistada hace ya bastantes años, como tampoco comprendo el que se limiten a simplificar el problema, solo por una causal que es la desigualdad. Es importante pero no es la única. Desde mediados de década pasada, se ha formado una subcultura en torno a la delincuencia. Muchos de los que actúan fuera de la ley, lo hacen sin la necesidad que podría justificarlos. En ese mundo, ser el mas “shoro” entre sus camaradas es escalar posiciones y adquirir respeto. Hay casos incluso de niños “bien” que entran en él. Jóvenes exhibiendo armamento y dinero en fotografías compartidas en Facebook, jactándose de los delitos que cometen, ya es común. Y es comprensible, ya que muchos de ellos no tuvieron una familia que se preocupara de ellos, ni nadie que les tendiera una mano desde pequeños. El caso del “Cisarro”, es el ejemplo mas claro. Lo mencionaba hace años en conversaciones con amistades: esta de moda creerse pato malo. Lo peor es que cuando entra en esa espiral, cuesta mucho salir.

Sobre el mismo tema, muchos culpan (con muucha razón, me incluyo) a la desigualdad, pero esto no es algo simple de analizar. Son muchos los factores que cuentan, en especial, la gran diferencia de desarrollo que hay en las regiones. La región metropolitana, donde se encuentra nuestra capital, concentra la mayor parte del trabajo y las oportunidades que en las regiones no se ve. Muchas personas emigran desde su región de origen a la capital en busca de aquella oportunidad y como todo en la vida, la selección natural se encarga de separar a los que logran aquella oportunidad de los que no. Yo he comentado mi periplo en Santiago, hace ya 11 años, cuya experiencia fue de dulce y de agraz, en especial porque no contaba con un apoyo mas que alas ganas de trabajar pero no tenía preparación. La suerte es que pude volver a empezar, otros que han ido, no han vuelto jamás, buscando aquella cuerda que los sacará del pozo. Muchos de ellos son los que se toman terrenos y construyen campamentos, buscando poder quedarse y conseguir algún beneficio. No los juzgo en todo caso. Es la necesidad de lograr el objetivo y sobrevivir, sin embargo esto no sería necesario si las regiones pudieran desarrollarse mejor y no depender de lo que digan en el poder central. No un estado federal pero si autónomo en cuanto a decisiones que competan a la región en sí y que los recursos generados, la mayor parte se queden en ella. Eso pienso que es el primer paso. Lo otro es lo de legislar sobre las drogas, aunque ese si es un tema que da para largo.

Eternos Prejuicios.

Otro suceso que me llama la atención, ha sido el prejuicio levantado, en especial por congregaciones religiosas, sobre el acuerdo de vida en común y la discusión sobre la adopción por parejas homosexuales. Muchos apelan a la Biblia (Corán en el caso de los “pacíficos” musulmanes, aunque en Chile no han levantado la voz) como fuente para justificar sus dichos y opiniones. También a “estudios” que nunca citan, sugiriendo que la homosexualidad es una opción. Ciertamente hay mucho que investigar en el caso del comportamiento sexual y como se produce la preferencia que muestra, pero hace rato ya que se tiene conocimiento de que esta condición no es un transtorno mental, que muchas especies animales poseen esa misma condición, y que podría tener un origen genético, aunque faltan muchos estudios por realizar.

Ante esto los argumentos religiosos, no tiene asidero ya que no entran en el campo de la evidencia si no de la fe. Tampoco el concepto de familia es solo padre, madre, hijos (y perro o gato); esta es solo un tipo de familia. Existen desde las monoparentales (padre o madre, no ambos) hasta los clanes (consanguíneos o políticos) quienes velan porque los hijos crezcan con valores y principios. En todos estos tipos, la condición sexual es solo una nimiedad. Si un niño al crecer es heterosexual, lo va a ser siempre, independiente si sus padres son una pareja ídem u homosexual (o en el clan existan homosexuales). Ahora bien, la adopción no es fácil. Es un complejo sistema burocrático que existe, donde incluso pueden pasar años antes de dar el visto bueno, ya que deben pasar distintas etapas, desde exámenes psicológicos hasta la comprobación de si son económicamente solventes para cuidar al futuro hijo. Y esto va a ir igual sea quien sea. Por eso antes de juzgar, dejemos de lado las creencias, ideologías o prejuicios que tengamos ante este y otros temas y centrémonos en los hechos comprobables.

Hace poco mas de un siglo aun eran impensados los matrimonios interraciales, debido a los mismos prejuicios. Y lo que mas me sorprende es que estos cuestionamientos vengan de personas que en su tiempo, negaban la religión (bueno muchas de estas, las conocí personalmente en mi ya lejana adolescencia) y, por motivos de la vida, abrazan una de las vertientes mas extremas.

¡Viva la Raza!

Hoy se cumplen 10 años de una de las noticias mas tristes que todo fan del wrestling, recibió entonces: la muerte del gran luchador Eddie Guerrero. Cuando se preparaba para una cartelera de Smack Down!, camino a Survivor Series de ese año, falleció de un paro cardíaco a la edad de 38 años. Los programas de WWE fueron cambiados ese mismo día y se le dio un tremendo homenaje en ambos. La carrera de Eddie es muy larga de resumir, sin embargo es digna de destacar, a pesar de que le costó consagrarse en el escenario grande. Nunca antes, había visto a Vince McMahon, dueño y CEO de lo que hoy es WWE, tan afligido como esa noche, a tal punto que cuando hablo frente a la cámara, no fue capaz de terminar. En 2001, Eddie había caído en un pozo profundo, debido a sus vicios con el alcohol y drogas duras, obligando a Vince a despedirlo, aunque le permitiría regresar si cumplía con el programa de rehabilitación (que el financió), haciéndolo en gloria y majestad en 2002 y renaciendo como uno de los mejores en el encordado, logrando su único titulo de WWE en Febrero de 2004, ante Brock Lesnar. Lo estimaba mucho y lo ponía de ejemplo para otros wrestlers, en especial jóvenes.

Todos en el camarín, lo estimaban, a tal punto que hizo muchos amigos a lo largo de su carrera. El mejor de ellos fue el Chris Benoit. La muerte del nacido en El Paso, Texas, afectó profundamente a Benoit y fue una de las causas indirectas que lo llevo a una espiral depresiva que culminó con el horrendo crimen que afectó a su familia y a el mismo en 2007. No solo sus amigos y familia de wrestling lamentan aun su súbita partida; también lo fans que estamos repartidos alrededor del mundo y que gozábamos con su talento en los shows y la simpatía que mostraba, fuera rudo o técnico, según el libreto. Un tipo único e irrepetible. Con un carisma que ya se quisiera un Roman Reigns o un talento que ya desearía un John Cena. Que la tierra te sea ligera Latino Heat.

Lo último.

Ciertamente me quedaron cosas en el tintero, como por ejemplo los 15 minutos de fama de el Manjar (a todos no dio risa la primera vez pero respetando una de las leyes de Internet, ya pasó la vieja y perdió la gracia) pero me saldría muy largo y no lo leerían al final. Aun así no puedo evitar no referirme al atentado reciente en París, realizado por terroristas islámicos, los mismos que acá el zurdo latinoamericano lector de Galeano y que se dice informado, defiende. Loco, yo entiendo que en Europa no son, ni nunca han sido unos santos, pero ellos han recibido a más refugiados que esta tierra, no solo ahora, si no hace ya varias décadas. El problema ahora radica en el Islam, que muchos desconocen profundamente, pero lo usan como bandera de lucha contra el “imperio”. Para ellos da igual si muere gente inocente solo por fe religiosas. Europa pasó por eso con el cristianismo del sigo XV y XVI y estoy seguro que no quieren más. El problema en este caso es el Islam y muchos refugiados son musulmanes. Recien tuve una pequeña diferencia con un par de amigos, cuando les mencioné que, con esto, ya no piensan recibir mas sirios. Al final estos  refugiados, que ya están exigiendo leyes de la Sharia para el país que los acogió, logrará lo que ni Suleiman Kanuni logró: la conquista total de Europa.  Se que ahora no lo tomarán en serio pero ojo, no todo refugiado viene con la intención de adaptarse.

Sobre el Islam es algo que escribiré mas adelante ya que sus comienzos son complejos y me hará falta documentacion. Mientras tanto les dejó este post. Sin imágenes pero es lo que hay. Saludos a todos.

Anuncios

Su comentario es bienvenido en este humilde blog :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s