El Prat que desconocemos

21 de Mayo de 1879. Lugar: bahía de Iquique. La historia registrada cuenta de un combate desigual entre 2 barcos de madera que sostenían el bloqueo del puerto de Iquique y los dos acorazados mas fuertes del Perú. Una batalla en que el capitán de fragata y abogado Arturo Prat Chacón dio su vida lo que lo convirtió en el “héroe” e inspiración para lo que ocurrió después en la Guerra del Pacífico. Hasta el día de hoy se le recuerda, con apoyo o rechazo (sobre todo de los que se creen liberales) mas que nada por esa epopeya. Sin embargo, el “marino-literato”, como se referían a el en forma despectiva (por su título de abogado) fue mucho mas que eso, y poco a poco aflora la persona detrás del manto de héroe.El capitán Prat nació el 3 de abril de 1848 en la antigua hacienda de San Agustín de Puñual. Hijo de Agustín Prat y Rosario Chacón, creció bajo la influencia de su abuelo materno Pedro Chacón, quien había participado en la independencia de Chile, siendo incluso exiliado.  Una vez que la naciente Nación de Chile se empezó a establecer, se adjuntó al movimiento pipiolo, la rama liberal de la política chilena.  Gran parte de lo que sería su formación personal y pensamiento liberal, se deben a su abuelo.

En su infancia pasaron apremios económicos debido a la infructuosa aventura del padre en California debido a la Fiebre del Oro de esos años. Vendieron la hacienda y llegaron a vivir a la chacra de su abuelo, donde creció. Los apremios no terminaron y debieron venderla y vivir en una casa en la calle Nueva San Diego (actualmente calle Arturo Prat) 2 años mas tarde iniciaría sus estudios en la recientemente inaugurada Escuela la Campana. No era un alumno brillante al principio, teniendo dificultades en Matemáticas. Sin embargo mostró su tenacidad y superó sus problemas para obtener distinción en el año 1856 en el mismo ramo, específicamente aritmética, además de lectura, geografía y religión.

En 1858 ingresó a la Escuela Naval. No lo hizo eso si, motivado por amor patrio, si no porque era la salida a los problemas económicos.  Cabe mencionar que le gustaba mucho el mar lo que influyó en escoger al carrera naval. Nuevamente salio a relucir su espíritu de superación, ya que no solo se dedicó a ser marino, si no que también se decidió a estudiar derecho. La influencia de su abuelo seguía latente en el.  Regularmente asistía a las tertulias que este realizaba, donde conocería a la que fue su compañera hasta su muerte, la Srta. Carmela Carvajal. En el siglo XIX era muy extraño que la mujer tuviera gran influencia en las decisiones del hogar. Esto no era problema para Prat ya siempre trato a su mujer como una igual, a tal punto de delegar en ella, la organización de los gastos de la casa (algo que en esa época era impensado) y la ayudaba en las tareas domésticas.

A Prat siempre le interesaron las leyes, por lo que decidió estudiar derecho, no sin antes aprobar como alumno libre en el Liceo de Valparaíso y mas tarde obtener un bachillerato en Filosofía y Humanidades. Cumplido el requisito entro a la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile. Aprobó todos su ramos e hizo su práctica de abogacía, requisito para obtener la licenciatura en Derecho. En 31 de julio de 1876  presento su defensa ante la Corte Suprema de Justicia no sin dificultades. Ese día la Corte había decidido no oír Audiencias por lo que Prat debió solicitar ser recibido ya que su tiempo como Marino era muy limitado. El entonces presidente de la Corte don Manuel Montt Torres accedio y finalizado el día logro titularse de abogado entre aplausos de los miembros de la Corte. Así a los 28 años ya era abogado.

Como hombre de leyes, Prat se dedicó a resolver problemas legales de su familia materna. Sin embargo plasmó todo su pensamiento liberal para la época en 2 casos de juicio Naval. Uno contra el ingeniero Ricardo Owen, a quien se la acusaba de de desobediencia, juicio que ganó, y aun mas especialmente a su amigo Luis Uribe quien se había casado a escondidas saltándose la ordenanza vigente. Si bien no pudo ganar el juicio, mostró ante el Consejo encargado de este, que las ordenanzas vigentes muchas veces limitaban el “libre accionar” de la persona, en especial, en casos de índole personal. Fue un acto de rebeldía para el resto de sus superiores. Esta acción y el hecho de que fuera un hombre de pensamiento liberal y alo mas que un simple oficial, causó las burlas y la marginación de muchos de sus pares. Esto también influiría en la desición de dejarlo fuera de la incursión al puerto del Callao, dejándolo a cargo del bloqueo de Iquique, al no ser considerado por el contralmirante Juan Williams Rebolledo. Esa decisión produjo despues que se convirtiera en un héroe e inspiración para el resto de la Guerra ese día 21 de Mayo.

Pensamiento político.

Tal como lo mencioné mas arríba, Prat era un hombre de pensamiento liberal además de intelectual. Su Tesis para optar al título de Abogado, “Observaciones a la Ley Electoral Vigente” resumen este pensamiento.  Estas obervaciones se basaron en la recientemente promulgaba Ley Electoral, en el gobierno del presidente don Federico Errázuriz Zañartu en el que se incluía el voto acumulativo para la elección de diputados y la conformación de la institución de mayores contribuyentes. Prat hizo sus observaciones a varios puntos contradictorios y oscuros, pero recalcó que era una ley “eminentemente liberal”   que ponía la senda para la libertad electoral.

Junto con esto, realizo una remodelación completa al sistema legal de la Armada, empezando por la Ley de Navegación, presentando 152 modificaciones a ésta, de las cuales gran parte fue aceptada. También se encargó de regularizar el tema de los ascensos, para evitar que influyeran las relaciones sociales, los cuoteos políticos y otras cosas distintas del mérito propio y la antigüedad. Prat murió sin ver publicado este código de marina.

Muchos de estos trabajos, lo enfrentaron con sus superiores y compañeros dentro de la misma Marina.  Al estallar el conflicto bélico con Perú y Bolivia, Prat no fue considerado al principio para ninguna nave. Fue asignado a trabajar como secretario de la Comandancia Naval de Valparaíso. Mas adelante viajaría junto al recientemente nombrado ministro plenipotenciario (y verdadero artífice del triunfo chileno en la Guerra)  don Rafael Sotomayor Baeza como su ayudante. Anteriormente había oficiado de agente encubierto en Argentina y Uruguay, debido a que en ese entonces, la nación vecina pretendía hacer presencia en la Patagonia (que estaba abandonada a su suerte) LA misión de Prat era el averiguar el potencial militar y Naval, algo que a el no le agradaba mucho, menos el hecho de pensar que podía estallar un conflicto bélico. Cuando cumplio lo requerido volvió al país.

El Prat marino en ese día.

Prat, en su pensamiento, no aprobaba el conflicto con Perú y Bolivia, aunque su muerte fue inspiración, más que nada por una extraña casualidad, al no ser considerado en una incursión y darle el mando de la Esmeralda, un barco que ya estaba en desuso. Mucho se habla entre sus detractores que lo que el realizó ese día fue un acto de locura y suicidio. Esto es un pensamiento falaz ya que hay que considerar los riesgos que las fuerzas chilenas hubieran tenido que enfrentar si rendían los barcos. Como la flota había partido al Callao (mas como un capricho de Williams, quien ya antes había rechazado esa opción, cuando era mas fiable) la ventaja de obtendría el perú sería bastante grande si lograba despachar rápido a esos barcos. Así podría incursionar hacia los cuarteles chilenos y diezmarlos por mar mientras el ejército aliado avanzaba por tierra. Nunca pensaron que Prat no solo daría batalla, si no que aguantaría casi un día entero mientras Condell regresaba a toda prisa al sur (antes Prat había ordenado al transporte Lamar volver de inmediato apenas detectaron los barcos enemigos). Lo otro ya es parte de lo que cuenta la historia.

Prat cumplió con su deber de mantener el bloqueo, entregando su vida en la que quizás era la única estrategia viable en un combate tan desigual: el abordaje. Si bien era suicida, era la única vía de por lo menos dañar el optimismo del enemigo, y ganar tiempo.  Aun cuando estaba en contra del conflicto cumplió. Esto lo catapultó como la inspiración para que el pueblo chileno se uniera a la Guerra. Si me preguntan a mí, creo que el Prat intelectual no hubiera aprobado esto, a menos que fuera necesario.

Resumiendo.

Arturo Prat fue mucho mas que el marino y héroe en la rada de Iquique. Su pensamiento político bastante contrario al de aquella época, su capacidad intelectual, su apego a la familia y respeto hacia su mujer como una igual y no solo como consorte, hablan mucho mas de lo que en las aulas suelen contarnos. El pensaba en Chile mas allá del uniforme. estaba consciente de la poca libertad electoral y el conservadurismo imperante de la época. Como abogado y jurista, se enfrentó incluso a sus superiores en los casos del ingeniero Owen y su amigo Luis Uribe, además de las modificaciones aprobadas al sistema legal de la Armada. El quería un Chile moderno en pensamiento. Lamentablemente, esto no suelen mencionarlo mucho, al ser transformado en mito. Es de esperar que mas adelante, sea tomado en cuenta esta forma de ver el mundo que el poseía.

Anuncios

Su comentario es bienvenido en este humilde blog :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s