Cambios

Ayer se suponía era un cambio de conciencia, al final no sucedió nada de lo que se dijo en canales de TV pseudoentrevistas, ni pseudoconferencias que algo iba a pasar por el fin del calendario maya. Bueno la gente que sabe un poco mas debe saber que la charlatanería abunda sobre los ciclos del tiempo y calendarios independiente de cuál sea e ignoran que al final son medidas numéricas para dar orden al caos del tiempo con puntos de partida totalmente arbitrarios. Ahora bien si vamos a hablar de cambios, es bueno mirar todos los que tenemos día a día incluso segundo a segundo. Algunos imperceptibles y pausados. Otros perceptibles y de forma violenta. Todo está sujeto a cambios. Nosotros vivimos cambiando, tanto física como mentalmente. En mi caso podría relatar todos los cambios que he tenido sobre todo de ideas y conocimientos, formulando mis propias respuestas a los sucesos que he vivido hasta ahora.

Para empezar cuando niño en mi era recurrente ir a misa. Tenía la edad de 8 años y en Villa Alegre solían hacerse misas desde el viernes al domingo. Hice mi primera comunión, además de que, fiel a mi costumbre de leer, conocía de sobra la Biblia. También empecé a desarrollar curiosidad por la ciencia y la historia y empecé a comparar los relatos bíblicos con lo escrito en los libros de historia. Conocí la teoría de la evolución, los dinosaurios y me fijé que no había humanos como en los Picapiedras. Que Jesús, no era tratado con dádivas en los textos que contaban la época de la Judea bajo el dominio romano –básicamente no era mencionado como Hijo de Dios ni nada parecido, ni mencionaban su supuesta resurrección- y un montón de cosas mas. Me daba cuenta que alguien mentía u omitía cosas. La astronomía me mostro que la tierra es la que gira alrededor del sol y no al revés, junto con los libros y los buenos programas de TV de entonces, donde incluyo Cosmos de Carl Sagan (uno de los hombres de ciencia que mas respeto y admiro) y también la sección de astronomía de Teleduc (conducido entonces por Alex Sisis) con tanta info y mi curiosidad siempre activa, fui moldeando mi percepción del mundo, aunque seguí creyendo en Dios y las leyes y dogmas. Faltaba mucho para poder comprender al resto y descartar de plano en todo lo que había creído.

Otra cosa que ha cambiado mucho en ha sido entorno a como veo la sociedad. Crecí en una época en que o eras de un bando o eras de otro. A una edad joven es fácil ser influenciado por pensamientos absolutos sobre política, sociedad u otro sin cuestionarse. Tal como el pensamiento religioso, estos plantean un mundo ideal solo bajo su perspectiva. En mi experiencia personal, siempre admiré la Historia de mi país, en especial, la parte que relataba la Guerra del Pacífico. A tal punto que sentía una admiración muy grande por el ejército. Fui voluntariamente a realizar el Servicio Militar el año 2000 (entre comillas lo de voluntario ya que en esa  época aun era obligatorio). Mi experiencia en el fue grata: conocí amigos que aun me duran actualmente, además de ver otras realidades, como por ejemplo, de 96 soldados solo 12 teníamos 4to medio rendido. Había gente  de localidades remotas, algunos de otras regiones etc. Sin embargo con el tiempo me di cuenta que no era lo que yo de verdad quería para mi vida. No me veía obedeciendo órdenes, al menos no que yo no pudiera cuestionar. La vida era blanco o negro. No hay matices en ella. Te preparar para la guerra, aunque también para desenvolverte en la vida civil, pero una en la que no te cuestionas nada. Algo similar ocurre con la religión o con la pseudociencia. Se arman fanatismos incuestionables y todo lo que contradiga o refute la creencia, es suprimido. Cuando salí del servicio militar me encontré con el mundo de frente en su cruda realidad. Debo decir que al menos la milica templó mi personalidad.

Tomando como nuevo punto de partida ese momento, debo decir que he tenido muchos cambios.  Pasé de ser un joven bastante retraído a tener que trabajar en equipo. Dentro de las cosas que cambié paulatinamente fueron mis creencias, muy alejadas de las convencionales. Tambien empecé a comprender a los demás. Fui muy moralista cuando niño, ahora no podría serlo. No creo en la moral cristiana ni de ninguna religión. Solo sigo mi propia convicción de las cosas. Pasé de ser un nacionalista acérrimo a solamente admirar mis raíces pero mirando al que es diferente de una manera más integrista. Y lo más importante de todo es que dejé atrás mis miedos y envidias y pasé a valorar lo que siempre he tenido a mi lado. A quererme por lo que soy y no por lo que deseaba ser, porque nunca se sabe si realmente valía la pena.

Carl Sagan, una de las personas que me inspiró en mi juventud y aun a mis 31 años, decía una vez que desde el espacio no se ven fronteras. Las que tenía en mi mente las he ido borrando de forma paulatina y no me arrepiento. Es lo que yo llamo libertad. Los cambios parten por uno y se trabaja todos los días, porque todos somos diferentes e iguales a la vez.

Esta es mi reflexión de hoy. Como ven no necesito creencia colectiva o charlatanes que traten de obnubilar mi mente. Me considero libre dentro de los parámetros que la sociedad dicta, pero es algo que vale la pena. Tu cuerpo, tu mente, tu corazón son tuyos. Saber cuidarlos y no dejar que otros los manipulen es lo que debemos hacer si queremos mantener nuestra preciada libertad. Hasta otra.

Anuncios

Su comentario es bienvenido en este humilde blog :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s