Lo simple de la vida

Para muchos el servicio militar es una pérdida de tiempo. Puede que sea cierto pero para mi no lo fue. La verdad fue una de las mejores experiencias que pude haber tenido. No tanto por conocer por dentro el mundo militar, que admiro pero no seguí, si por el hecho de conocer y tener de compañeros a gente tan distinta a mí. Antes de eso para mi era como regla general que al menos los de mi edad tuvieran 8vo año básico (cuando salí, aun no era obligatoria la educación media), sin embargo algunos no lo tenían siquiera. Uno en especial que llego a 2do básico. Le decíamos “carita” por que su rostro era bien especial cuando expresaba algo. Era un verdadero “huaso”. No como los que se visten como hacendados, si no uno que vive del campo y cuya vida no ha sido mas que eso. No le gustaba la ciudad. No le llamaban la atención las cosas que normalmente a la gente le llaman la atención. Prefería 1000 veces arrear caballos o cortar leña. Vivía, e imagino que aún lo hace, cerca de la cordillera. me lo imagino igual, aun en plena era de la información donde ahora cualquiera casi, se conecta a Internet y ambiciona más. Donde nos hemos vuelto mas materialistas.

El mundo ha cambiado, eso lo sabe cualquiera. Antes las computadoras eran solo para el que tenía acceso y los geeks, y los que no nos conformábamos con lo mas avanzado que eran las consolas de juegos, O los de máquina. Era simple aunque nunca tanto como la experiencia de este compañero de batería que tuve. Me pongo a reflexionar a veces sobre lo simple que es para algunos la vida. Yo no creo ser alguien que piense que vivir trabajando en el campo sea una forma de vivir, pero para ellos es su alegría. Otras personas viven de la pesca, la artesanía. Oficios que no son tan grandes, pero son felices. ¿Qué pasa con nosotros?. En mi caso vivir en un pueblo donde las cosas llegan mucho tiempo después es algo que no es muy grato. Sobre todo por mi personalidad tan “especial” para la gente de acá. Sin embargo conversando con amigos me doy cuenta que al final para mucha gente aquí, no es importante tener mas de lo que poseen. No se quejan de levantarse a las 5 de la mañana para ir a trabajar en el campo. Lo hacen felices. No se la juventud ahora. Muchos poseen celulares y cosas tecnológicas pero no muestran un ánimo de progresar. Y van para lo mismo que se desempeñan sus padres, otros han tomado conciencia y los tratan de azuzar a que crezcan mas como personas. La felicidad es algo compleja de encontrar, de hecho plenamente es muy difícil de vivirla, pero la gente que encuentra la simpleza de las cosas puede alcanzar casi esa plenitud. Como el cuento de la camisa del hombre feliz de Tolstoi.

Pero el mundo nos va haciendo adquirir mas necesidades. Mientras mas tenemos mas queremos, incluso cosas que no necesitamos. Yo he aprendido a vivir con lo justo, casi nunca tuve lo que quise, siempre lo que se podía. Aprendí a vivir con eso. Y a tener paciencia si quería adquirir lo que quería. Hasta ahora todo ha salido bien. Creo que en ese contexto, y valorándome a mi mismo y lo que soy capaz, puedo decir que feliz si estoy. Quizás que me deparará las nuevas exigencias y metas esta década.

Pensando en mi compadre “carita”. Seguro a el no le importará twitter y facebook y nada de lo que pase en Chile o el Mundo. Debe seguir con su vida alla enclavado en su pequeño pero feliz mundo en la precordillera. Saludos

Anuncios