Numeros y vida cotidiana ¿Donde esta el alma?

Bien otro año mas, una nueva década y un nuevo comienzo para mí. Siempre pensé que mi límite serían los 28 quizás porque es un numero tan presente en mi vida como el 95. No creo en la numerología, pero de algún modo siempre se me presentan. En fin sea como sea esto la verdad no me preocupa, pero no podemos negar que vivimos en un mundo regido por los rígidos números. Ya a estas alturas todos los que gustan de informarse saben que el dolar cayó nuevamente y el Banco Central decidió comprar divisas para poder mantener el dólar a un precio razonable ya que seguiría descendiendo. El cobre en cambio subió su valor en el mercado pero si lo saco por lógica, 4 dólares la libra a un precio de la moneda gringa de 465 pesos chilenos, es lo mismo casi que a 1 dólar a 700. O sea entra la misma plata. En fin cosa de números (quizás mi amigo mox me pueda guiar en eso).

En fin estamos en presencia de un mundo en que los números son importantes ya que prácticamente están en todos lados. Desde que el hombre abrió los ojos hacia la inteligencia que estos nos acompañan. Desde contar bolitas hasta complejos cálculos. Incluso desde nuestro computador hablamos numérico aunque de forma binaria (0 y 1). Nuestro identificador único son números en fin. La base de todo lo que nos rodea se calcula se mide se pesa … en números. En fin uno ya esta acostumbrado aunque no lo note. Lo que no puede pasar es olvidar que no todo en la vida tiene que ser atado a ellos. Mucha gente a olvidado la imaginación o el sentido correcto de la creatividad. El arte se ha vuelto algo banal y muchas veces absurdo, pero la tendencia numérica (en este caso $$) hace que las cosas sean así. En nuestra vida diaria incluso las generaciones jóvenes de esta época tratan de lucir lo mas valioso representado en el valor monetario de las cosas; aun los con menos suerte tratan de aparentar mas de lo que pueden poseer. No digo ser tacaño, pero el valor de la persona no se mide por el dinero si no por lo que eres como persona. Lamentablemente en un mundo materialista las cosas ya no se ven mas alla de la cubierta.

Esto es uan reflexión y un llamado a buscar la belleza interior de las cosas. El valor del trabajo de un alfarero no es solo la vasija que crea si no que el tiempo y el esfuerzo tambien cuenta. Recuerden esto “Las cosas no solo se miden por lo que valen si no por lo que hiciste que valieran lo que valen”. Buenas noches y hasta otra

Anuncios