Exito

Esta semana me he dedicado a leer un libro interesante que yo miraba a huevo. Se llama Quinta Avenida de la autora de Sexo en la Ciudad Candace Bushnell. A los que no le suena, se trata de la creadora del libro que se hizo serie llamada “Sex and the City”. El libro del que les hablo también se ambienta en Nueva York, la capital del Mundo, esencialmente en el edificio de ese nombre. El argumento es sobre la gente que vive en ese edificio, en los días de la era de la información y como ha cambiado el concepto de vida en esos lugares. Un montón de personajes con sus frivolidades sus ansias de poder y éxito, que se basan en ese edificio ubicado en el mejor lugar de Manhattan. En la historia de lo que llevo leía me llaman la atención 3 personajes. Mindy Gooch, mujer de un escritor de poca monta que es la presidenta de la junta de propietarios del edificio, la cual lleva una vida tratando de hacer carrera en el mundo de la publicidad pero no ha logrado nada aun. Paul Rice, y su esposa Annalisa quienes llegan a vivir al edificio comprando el piso(departamento) mas grande que perteneció a una dama de la alta sociedad, este hombre un genio de las matemáticas, asquerosamente rico como agente de inversiones de alto riesgo, haría cualquier cosa por seguir triunfando incluso vendiendo su alma al diablo y por ultimo Lola Fabrikant, una beldad de 22 años venida de Atlanta dispuesta ser alguien en la Gran Manzana a cualquier precio y usando su “encantos” seduce a un prominente y premiado escritor y guionista cuando este le ofrece un trabajo de ayudante de investigación. Estos 3 personajes tienen en común que persiguen el éxito y reconocimiento de algún modo. No importando como.

Entrando de lleno al tema y sacando el contexto del libro y sus personajes, en especial los que nombré, el éxito es algo que perseguimos todo de algún modo u otro. Ese afán de sentirse reconocido, de que todos te miren y digan “ahí va (colocar nombre)” y sentirse como el rey del mundo, es algo que a todos nos llama la atención. Como seres humanos, nuestra condición esta ir siempre en contra de lo natural. Nuestros “hermanos menores” (animales) tienen jerarquías que la Madre Naturaleza designa y que se tienen que seguir. Por ejemplo una abeja nace obrera vive y muere obrera. Un lobo sigue a una manada donde el macho alfa dicta su ley (aunque puede haber competencia por quien lo será pero siempre sera el mas fuerte el que gane). En el caso del nosotros, sabemos que no todos triunfarán en la vida pero nos negamos tozudamente a aceptarlo. Y siempre buscaremos ser reconocidos aunque sea por algunos. En estos tiempos en que la web reina sobre nuestras vidas con mayor razón aún. El éxito es algo por lo que muchos venderían su alma, y harían cosas para muchos aberrantes. Solo basta con ver la televisión o hurgar un poco en las redes sociales y se daran cuenta.

El ejemplo de la TV es mas que claro. En el libro Lola Fabrikant, usas sus encantos de mujer joven para seducir a un escritor y guionista con tal de poder mantener una vida de lujos y hacerse un nombre. Como falla después su relación, se mete con el esposo de Mindy, ademas de escribir un blog sobre sexo. Reconocimiento tendría pero no el que esperaba, ya se imaginaran ustedes. Veo la TV y me encuentro con montones de mujeres así tipo esta chica. La mas reciente de apellido Roth, que la verdad no es ni tan guapa pero ha sabido mantenerse en portada y programas de farándula a punta de noviazgos fugaces con futbolistas en plan retiro, los cuales al ver sus deprimentes carreras extinguirse no encuentran nada mejor que llamar la atención y no se les olvide. Otros tratan de ser famosos en las manoseadas redes sociales de internet, aun sin conocer nada de esta. Casos hay y muchos.

Otros como Paul Rice, son en verdad exitosos pero siempre quieren mas. Ejemplo claro son los empresarios, o los ejecutivos jóvenes de la generación Y los que intentan siempre superar a sus predecesores y no tienen la paciencia para hacerlo. Muchos llevados a pasar por encima de los demás olvidándose de la ética laboral. Algo que tampoco dejan de lado los “trabajadores” de menor escalafón. Muchos por envidia también hacen zancadillas a sus colegas incluso si son mas jóvenes, por temor a perder su trabajo y con ello el respeto de su gente. En las poblaciones se da algo curioso sobre todo en estos días. Los “flaites (en mis tiempos llamados “pungas”) tratan de lucir sus zapatillas o cosas de marca delante de todos sus amigos tratando de ser exclusivos o bien quien es mas “shoro” entre ellos. Algo que en EE UU los delincuentes de los barrios bajos hacían a menudo. Antes era mal visto ahora todos lo imitan incluso la gente de clase mas acomodada. Estos también lo hacen desde antaño, eso si los gustos en muchos casos van por el lado del arte o bien los últimos modelos de ropa de diseñador o el vehículo incluso el puesto de trabajo mejor pagado. La idea de destacar y ser un referente traspasa clases sociales.

Como ven el éxito es algo que aspiramos siempre, incluso los mas “idealistas” con las causas sociales. O bien los rockeros y músicos resentidos con la sociedad, también aspiran a que su mensaje sea escuchado pero no por el contenido si no por sentirse precisamente exitosos. Por eso nunca le creeré a un comunista o socialista o idealista las reivindicaciones sociales, porque son bellas intenciones, pero dichas por ellos dan a entender que solo buscan hacerse exitosos con ese tipo de causas. Lo mismo pasa con las redes sociales de internet. La primera de ellas IRC, no importaba quien eras, solo eras un nick de entre muchos que si lograbas con tu conocimiento (al menos en el antiguo ElSitio.com) podías llegar a ser operador de una sala. Siempre hubo competencia pero anónimamente. En twitter en cambio hay muchos que tratan de ser “influyentes”, aun sin tener gracia o conocimiento alguno sobre el medio o bien sin saber anda de la vida. Basta con tener facha y calentar la sopa, o bien embriagarse y hacer tonteras. Y ya muchos te seguirán. El problema va en que no todos se mantienen en esto, y al ver que pierden influencia hacen mas tonteras. En fin el ego y el deseo de triunfar están por encima de causas sociales o bien de orgullo y amor propio. Mas en esta época donde la información fluye y las aplicaciones hechas por “exitosos” programadores (que tanto desprecian algunos diseñadores no tan exitosos”) lograron crear para hacerlo mas fácil y con mas oportunidades.

Todos tenemos oportunidad de buscar el éxito, no todos lo conseguiremos, pero siempre es bueno tener claro que muchas veces el llegar a la meta no es lo importante, si no el camino que hayas escogido para hacerlo. Hasta pronto

Anuncios